Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Queda mucho todavía

Manuel Alcántara
Redacción
martes, 22 de marzo de 2005, 00:09 h (CET)
No es que uno tienda al pesimismo, que sería lo sensato, pero todo le induce a pensar que eso de la «alianza de civilizaciones» que propugna Zapatero en su primer año triunfal no es cosa que esté al caer. Ruyard Kipling dijo que Oriente y Occidente no se entenderían nunca y hasta ahora está teniendo razón. Representan no sólo dos estilos de vida, sino dos estilos de muerte. No se puede decir que una de esas civilizaciones sea superior, ya que las dos se encuentran cercanas a la barbarie, pero sí que una de ellas es menos cruel, menos ignorante y menos pobre. Ayer no más una mujer ha sido condenada en los Emiratos Árabes a 150 latigazos por adulterio. Si existiera el mismo castigo en nuestras latitudes se venderían más látigos que bragas.

Un esforzado periodista, Jonathan Schell, que defiende la abolición mundial de los arsenales atómicos, acaba de advertirnos de que el único modo de evitar que Al-Qaida logre el arma nuclear es destruirlas todas. Es fácil imaginar lo que podría suceder si un grupo de creyentes con turbante fuera dueño de uno de esos artefactos capaces de destruir una ciudad en menos de lo que dura un asalto de boxeo. El periodista Schell aboga por un pacto mundial de todas las potencias, pero eso sí que es un sueño. Semejante al de la paz perpetua. Y, hablando de periodistas, debemos recordar que durante el año pasado murieron 56. La cifra más alta de la década última.

Quizá se corrigieran algo las cosas, en la medida en que la naturaleza humana consiente las correcciones, si todo el mundo pudiese comer. Pasar hambre pone a la gente de mal humor. Para conformarlos hay que explicarles que, si además de estar famélicos han sido buenos, irán al cielo. O bien convencerles, como aseguran algunos biólogos, que el hambre retrasa el envejecimiento. Las dietas severas aumentan la esperanza de vida y disminuyen el consumo de bicarbonato.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris