Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

Roma

Jesús Nieto Jurado

sábado, 19 de marzo de 2005, 02:03 h (CET)
Existen diferentes formas de conocer Roma, la capital de un mundo, de una religión y de un estado, la urbe clásica que fue durante un largo tiempo “mater nutricia” de todo un Imperio y una forma de ver y de sentir el mundo.

Diversas aproximaciones y vías para vivir y sentir la ciudad eterna, y entre todas ellas, como en un fulgurante fotograma cerebral, a mi cabeza acude aquella celebre escena de la “Dolce Vita” de Fellini en la que Annita Ekberg se zambulle en las cantarinas aguas de la fontana di Trevi, bajo la observación lujuriosa de aquel ídolo del celuloide transalpino que fue el bueno de Marcelo Mastroianni.

Pero mi visión de Roma, una ciudad que no he vistado más que en sueños, se nubló la pasada semana, cuando la televisión, haciéndose eco del estado de salud del Papa mostró a un coro de hooligans católicos, españoles para más inri, que pertrechados de unos curiosos uniformes danzaban y cantaban rezos para interceder por la salud del Santo Padre.

Un curioso grupo de fanáticos religiosos, que bien hubiesen podido ser filmados en la Columnata de Bernini, en las mezquitas de Nayaf o en el muro de las lamentaciones, pues esa tipología de fanáticos es inherente a las grandes religiones monoteístas, y cuya diferencia se sustenta en exclusiva en la portabilidad de la media luna, la estrella de David o la Cruz, pero cuyos cantos en castellano plasmaban, “urbi et orbe”, un protipo de homínido hispano, meapilas y talibán, que haría un bien a la ciudad de Roma, quedándose en su parroquia, oficiando catequesis a los hijos de los banqueros y concejales, y no enturbiando la fotogénica perspectiva de los crepúsculos dorados en la capital del Tiber.

Esperemos que Blázquez, el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española, si bien no va a unir en santo Matrimonio a los homosexuales, ni bendecir la investigación celular, al menos, y dada su sensatez, restrinja a estos ultrassur del coro parroquial las visitas a la capital del Lazio.

Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris