Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

La receta

Manuel Alcántara
Redacción
sábado, 19 de marzo de 2005, 02:03 h (CET)
Un 69 por ciento de los españoles que responden a las consultas cree que Zapatero no habría ganado las elecciones sin el 11-M. Se confirma que es un presidente accidental, eso que Paco Umbral ha llamado «ferroviario», pero también que es legítimo y que ha aumentado su ventaja en la intención de voto, a pesar de la rémora que suponen algunos de sus más inmediatos colaboradores, que parecen escogidos en un frenológico. Quiere decirse que los propios votantes habrían votado otra cosa si no hubiera ocurrido el monstruoso atentado terrorista, o sea que estamos hablando de lo que pudo haber pasado y no pasó. Más que una encuesta parece un bolero.

Como todo el mundo sabe, la Historia recoge sólo una forma en la que las cosas pudieron suceder: precisamente aquélla en la que sucedieron. Elucubrar sobre lo que habría pasado en el caso de que no hubieran ocurrido es un pasatiempo más o menos inocente. Ese entretenimiento está produciendo un cierto atasco en la vida política: unos no acaban de familiarizarse con la victoria y otros no se han aclimatado a la derrota. En eso seguimos. Aquel vuelco electoral puso a muchos patas arriba y nos impide todavía afrontar y procurar corregir lo que ahora está pasando. Estamos 'colgados de ayer', que es como le llaman a la resaca en algún país hispanoamericano.

Menos mal que el síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña, señor Joan Colom, nos ofrece la receta para evitar el pago de comisiones en la adjudicación de obras: en su opinión, hay que prohibir las donaciones y auditar a los partidos. Es el huevo de Colom. El hombre, como Juan Ramón Jiménez, exclama: «La transparencia, Dios, la transparencia».

Está fresco el síndico. El descubrimiento del señor Colom es de una candidez conmovedora, pero no hay mecenas, sino inversores. Las personas dadivosas que les dan dinero a los partidos, a sabiendas de que algo se queda en el engranaje, no es que lo hagan por algo: lo hacen por todo.

Noticias relacionadas

Ausencia de valores

“Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decir la verdad a los demás” Anónimo

Un planeta de Plástico

Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Resumen Semana 20

Resumen de actualidad política de esta semana que recién ha acabado.

El chalet de Pablo Iglesias

No es algo bien visto por los militantes de Podemos

Todo se hace y se transmite en familia

El querer lo es todo en el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris