Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Demasiadas pistas

Santiago González
Redacción
sábado, 19 de marzo de 2005, 02:18 h (CET)
La 'Ballena blanca' se estaba viendo venir incluso desde tierra adentro. Menos dificultades tendrá la Policía para arponearla que las que tuvo el capitán Acab: el cetáceo financiero había adquirido un descomunal tamaño y nadie ignoraba que su apetito era creciente. De una manera muy significativa y muy intuitiva ya le llamaba mi querida Carmen Rigalt 'Moby Gil' a su legendario alcalde. Una persona de la que no puede decirse que fuera poco edificante. Fue el rey del ladrillo, limpió a Marbella de inocentes fulanas y las cambió al peso por mafiosos internacionales, sembró flores y mezquitas, hizo que volviera la 'jet' y asimilados, trabajando mucho, como si fuera a vivir siempre. Poco a poco, últimamente mucho a mucho, la hermosísima ciudad dejó de parecerse a la que era. La fórmula era infalible: una de cal para blanquear dinero negro y una de arena para que se tumbaran los turistas en la playa. A quienes la hemos conocido en otras épocas y la hemos pregonado se nos saltaban las lágrimas, como a aquel gongorino forzado de Dragut.

Lo que nos sorprende ahora es que la investigación de la trama haya sido tan tardía y tan brusca. Se sabe que la ocultación del dinero es tan imposible como la del amor, la tos o el fuego. No hay tintorería, ni siquiera en Gibraltar, donde se laven capitales sin dejar la menor huella del establecimiento. Todo consiste en encontrar los agujeros de la grapa, aunque haya desaparecido la etiqueta. No hace falta ser Sherlock Holmes, ni Maigret, ni siquiera Marlowe, para investigar quiénes son los propietarios verdaderos de los 251 chalés y fincas que ahora se han intervenido. Ni los dueños de los Rolls, ni los que participan en más de 200 sociedades. En muchos casos, cuando decimos 'negocios sucios' incurrimos en una redundancia. Parece que no iba descaminado el iracundo Leon Bloy cuando decía que para saber la opinión que tiene Dios del dinero basta fijarse en la gente a la que se lo da.

Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris