Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde el sur   -   Sección:  

Adiós en Europa a la prepotencia

Alfonso Sotelo
Redacción
miércoles, 16 de marzo de 2005, 01:14 h (CET)
Escribo estas líneas cuando apenas han pasado unos minutos de la eliminación del Real Madrid en la Champions por parte de la Juventus. Uno, cuando es un equipo español el que está en liza desea que gane, que deje buena imagen y que pase la eliminatoria, sea la competición que sea, y más si es un equipo andaluz. Pero con el Madrid no puedo. En este sentido soy, y no cuesta el menor reparo reconocerlo, antimadridista. Ya el año pasado me alegré en la noche del 8-A, cuando el Mónaco mandó a casa a los de Queiroz, y esta noche (escribo esto el mismo miércoles) no ha sido menos.

No puedo con la prepotencia. No aguanto a Míchel comentando el partido en TVE afirmando que “el inferior equipo italiano no ha hecho méritos”, que “si el Madrid quisiese…”, que no se explica “cómo tiene este resultado la Juve tras el partido que ha hecho”. Pero este tipo qué piensa, ¿que toda España es madridista o debe serlo por Decreto Real (nunca mejor dicho)? Ya es hora de cambiar a un comentarista que se olvida de que está hablando para toda España. Ya es hora de que se quite su camisa de la época de Santillana que siempre lleva puesta.

No es que me alegre del mal ajeno, pero sí del fallo de los prepotentes. Y encima cuando desde algunos medios de comunicación, sólo se habla de los galácticos, de su vida social y de lo bien que viven, pero cuando pierden, no es por acierto del rival, sino por fallo propio. Comentarios tan absurdos e irrisorios como los que me inventé el año pasado en este mismo espacio y casi en similares fechas (“Pensamientos de un madridista el 8-A”) se habrán repetido esta noche cuando Marcelo Zalayeta mandó a los de Luxemburgo para casa. Sólo habría que cambiar las alusiones al Mónaco por la Juventus. Y me alegro, sinceramente que me alegro. Ya es hora de que caigan del burro.

Comparar el partido del Barcelona ante el Chelsea con el partido de hoy del Real Madrid es para meterme en el psiquiátrico en lo relativo a juego y a emoción, pero me ayuda para comprobar el creciente antimadridismo que se está creando en nuestro país. La gente cuando juega, por ejemplo, el Barcelona en Europa, desea que gane, que juegue bien, ver a Ronaldinho (por cierto, qué maravilla de gol), a Deco, a Xavi… Últimamente, cuando es el Real Madrid el que está en liza, mucha gente espera (esperamos, me incluyo) que el rival gane. Aunque sea italiano. Todo sea por eliminar la maldita prepotencia que invade al club blanco. Hay más equipos en España, más aficiones y más jugadores, aunque algunos no se lo crean. No siempre vamos a alabar a los galácticos, no siempre vamos a decir que lo hacen bien, no sólo por ser españoles tenemos que ser madridistas. Ya es hora de que la gente se entere. Me alegro de que hayan perdido todo, Liga, Copa y Champions, y Dios sabe que no soy vengativo, pero tampoco idiota.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris