Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El testigo   -   Sección:  

La misma historia de siempre

Antonio Martín
Redacción
domingo, 13 de marzo de 2005, 23:31 h (CET)
El baloncesto español pasa por un momento óptimo en todos los aspectos. Podríamos decir sin ningún problema que la ACB es, tras la NBA, la liga más interesante y competitiva del mundo. A los éxitos cosechados por la Selección en los últimos años, debidos al paso de calidad que jugadores como José Manuel Calderón o Jorge Garbajosa han experimentado, hay que sumar el buen papel que vienen desarrollando los equipos en las competiciones europeas.

Pero como cualquier aficionado medio al baloncesto recordará, las cosas nunca nos han resultado del todo sencillas en Europa, y muchas veces se nos ha impedido la consecución de algún título por culpa de los árbitros. Este argumento, que parece inmaduro y de mal perdedor, no es tal cuando ocurren situaciones como la que se vivió el pasado jueves en el Pabellón de Vistalegre, durante el transcurso del partido de liga europea entre el Real Madrid y el CSKA de Moscú, un equipo que hasta ese partido llevaba 42 encuentros disputados sin conocer la derrota.

En este partido, en el que el Madrid no pudo contar con la presencia de Felipe Reyes por lesión, los de Maljkovic salieron a la pista sin miedo y con una gran confianza en sí mismo, exhibiendo un baloncesto pocas veces visto este año en Vistalegre. Aún así, para ganar al equipo financiado por el magnate Abramovich, les tenía que salir el mejor partido del año, y lo estaban consiguiendo, hasta que apareció el factor decisivo que dictamina quien gana o pierde el partido al final: el árbitro. Tras un tiro del griego Papalukas, el madridista Pat Burke apartó el balón del aro limpiamente, pero el árbitro italiano Cazzaro, dio por buena la canasta alegando que el jugador irlandés la había desplazado de su trayectoria hacia dentro, lo que se considera canasta. Después, el norteamericano Bullock intentó un triple a la desesperada, sin conseguir su objetivo, y al Madrid se le fue un partido que mereció ganar, tras haber luchado lo indecible por la victoria. Lolo Sáinz lo dejaba claro al final del partido: “Se repite la misma historia.”

Este tipo de “robos” no son casos aislados. ¿Recuerdan la Final Four que se le escapó al Barcelona porque a los árbitros no les dio la gana ver que el balón de Montero había tocado tablero antes del tapón de Vrankovic? ¿Recuerdan los regalos a los yugoslavos en el último Europeo? Mítico Pedro Barthe: “¡Que los echen de este mundo!”¿Y frente a los turcos en el Europeo de 2001? ¿O contra los norteamericanos en el último Mundial? Esperemos que en este caso que nos ocupa, no tenga nada que ver que la final de la Euroliga de este año se dispute en Moscú, ya que a más de uno le podría dar por pensar que los dirigentes del basket europeo no podían permitir, que el equipo anfitrión, en el que tantos millones se han invertido para hacerlo campeón, faltase a su cita.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris