Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   -   Sección:  

Million Dollar Movies

Ignacio Palacios Huerta
Redacción
domingo, 13 de marzo de 2005, 23:31 h (CET)
El reciente Oscar a la Mejor Película para Million Dollar Baby de Clint Eastwood me ha hecho pensar estos días en películas de deportes o en las que el deporte ocupe un lugar central en la historia. Me pongo a pensar en mis diez películas favoritas de todos los tiempos, pero sólo se me ocurren nueve realmente buenas. Junto a Million Dollar Baby, están otras tres de boxeo, tres de béisbol, una de atletismo, y una de caballos. Ninguna de fútbol. No es que no las haya. Haberlas haylas. Pocas, pero las hay, aunque flojas y no comparables a estas nueve. Tal vez sea porque el fútbol no es uno de los deportes mayoritarios en Estados Unidos y por ello, a priori, sea de escaso interés para el americano medio. No lo creo. El boxeo tampoco lo es y ofrece películas memorables. El fútbol americano es muy popular y apenas hay nada decente. En Europa y en otras partes del mundo donde el fútbol es importante también se hace cine, pero tampoco hay nada que merezca la pena sobre el deporte rey. En fin, aquí van las ocho películas que acompañan a Million Dollar Baby sin seguir ningún orden de preferencia:

When We Were Kings, el espectacular documental sobre el combate de Mohamed Ali contra George Foreman en el Zaire, ganador del Oscar al Mejor Documental en 1997. Absolutamente maravilloso tanto por el desenlace como por todas las historias a su alrededor. Rodada con cámara al hombro y hecha con recortes de televisión, ruedas de prensa, y entrevistas. Desde las razones para que la pelea tuviera lugar en el Zaire, pasando por como Ali se ganó al público africano, hasta la sorprenderte estrategia de Ali de dejarse pegar asalto tras asalto, y acabando con un poema. Ali fue invitado a dar una charla en la ceremonia que concluía el curso académico en la universidad de Harvard. Conocido por mofarse a menudo de sus rivales haciendo poemas sobre el desenlace que auguraba del combate, al concluir su charla los estudiantes le pidieron a gritos que hiciera uno de sus típicos poemas. Tras pensar unos segundos, éste hizo el que es considerado, según el conocido periodista y biógrafo de Ali Thomas Hauser, el poema más corto de la literatura anglosajona: “Me, We.” Ali se identificaba así con el pueblo una vez más, esta vez en tan solo cuatro letras.

Raging Bull (Toro Salvaje). Tal vez la mejor historia de boxeo contada en el cine. Un increíble Robert De Niro, que engordó mas de 30 kilos para interpretar el papel de Jake La Motta, el fenomenal peso medio de carácter autodestructivo. Filmada en un blanco y negro con infinidad de grises por Martin Scorsese. En muchos lances es tan brutal que la sangre se ve más roja que si la película fuese en color.

Rocky. Nada de lo que hicieran las secuelas de esta película ni la carrera posterior de Sylvester Stallone pueden empañar la originalidad del guión, la historia del blue collar long shot en una Philadephia gris, en el país de las oportunidades. No es fácil contar estas historias que tanto suelen gustar a todos, especialmente a sociedades como la americana llenas de terceras y cuartas generaciones de inmigrantes que llegaron con ganas de trabajar y aprovechar sus oportunidades.

Respecto a las películas de béisbol, la verdad es que a los europeos nos cuesta ver la fascinación que en muchos americanos tiene este deporte. Supongo que el no crecer jugando al béisbol en la calle, en parques o en los equipos de la escuela y del barrio, no nos ayuda demasiado a apreciarlo. Sea como fuere, este juego es ciertamente especial, y así lo han reflejado varias cintas excelentes. Entre ellas está The Natural, una historia dirigida por Barry Levinson con Robert Redford en el papel de un pelotero que sale de la nada con un inmenso talento natural, con una fotografía maravillosa. Field of Dreams, con Kevin Costner, una original metáfora sobre los sueños y la realidad en este deporte. Nominada al Oscar a la mejor película en 1990. Y cómo no, la impresionante historia de Lou Gherig en The Pride of the Yankees con Gary Cooper y Teresa Wright. Quien fuera uno de los mas grandes jugadores de este deporte, fue diagnosticado con una enfermedad incurable y desconocida hasta entonces. La enfermedad ALS (Amyotrophic Lateral Sclerosis), hoy también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig, se caracteriza por una debilidad progresiva de los músculos que ataca a las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal. Creo que en el Yankee Stadium aún hoy resuenan las palabras de su discurso de despedida antes de morir.

La película de atletismo que incluiría es Chariots of Fire, la historia de dos atletas británicos, uno judío y otro devoto cristiano, en los Juegos Olímpicos de 1924. Su banda sonora memorable dio a conocer a Vangelis a las masas. Oscar a la Mejor Película en 1981.

Y por último está Seabiscuit que narra la historia de uno de los más grandes caballos de la historia de la hípica americana, tal vez solo sobrepasado por el inigualable Secretariat. Seabiscuit es un long shot, un blue collar, un feucho paticorto. Con nada a favor salvo su corazón y coraje, y todo en contra. La verdad es que, de poder hacerlo, la habría votado a la mejor película en los Oscars del año pasado. Creo haber leído que José Luis Garci así lo hizo.

El décimo lugar de la lista queda desierto por el momento. Tal vez lo pueda ocupar alguna de las películas de fútbol que se están rodando actualmente y veremos próximamente. Por ejemplo, The Goal, producida por Spike Lee, que narra la historia de un brasileño nacido en una fabela que asciende a la gloria futbolística. O Goal!, producida por Tim Jefferies (posible futuro dueño del Liverpool), y patrocinada por Adidas y la misma FIFA. Se rumorea que contará con las apariciones de jugadores en activo como Shearer, Beckham y Zidane. Ya veremos. O si no, tal vez la película documental que con motivo de la promoción del próximo Mundial 2006 la Federación Alemana de Fútbol está preparando junto con el Festival de Cine de Berlin. Se dice que contará con la participación de directores futboleros como Kenneth Branagh y Emir Kusturika, entre otros.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris