Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Sonados despropósitos

Félix Población
Redacción
sábado, 12 de marzo de 2005, 23:05 h (CET)
En las últimas semanas, algunos de nuestros políticos se han liado en una saga de sonados despropósitos que llaman la atención por su frívola e insensata irresponsabilidad. Lo de Maragall en el Parlament, pese a la gravedad de las acusaciones de corruptela dirigidas contra los gobiernos precedentes de Jordi Pujol, se ha quedado en nada tras las excusas, aunque la sombra de duda haya emergido y permanezca ahí para menoscabo de unos y otros.

Ahora se han asomado a la escena pública las desafortunadas manifestaciones del presidente del Consejo de Estado abogando por el uso de una terminología frente a otra: léase Comunidades Nacionales donde se lee constitucionalmente Comunidades Autónomas. Esa innecesaria concesión al nacionalismo extremo, ya suficientemente crecido y cuyos afanes se reducen a la obtención de las mayores cotas de poder soberanista gracias al desproporcionado peso de sus votos, debería costarle al señor Rubio Llorente algo más que una rectificación. Tampoco vale que se ponga a estudiar lo que es y representa España ante su desconocimiento de la materia, tal como le ha encomendado el ministro Bono. La institución que representa no puede permitirse a un titular que ponga en entredicho la Constitución vigente.

En cuanto a Cosidó, el senador del Partido Popular que ha injuriado al señor Peces Barba acusándole de estar más cerca de los terroristas que de sus víctimas, cualquier comentario se quedaría corto para glosar la improcedencia de tamaño dislate. Una formación política de oposición con tan alto apoyo entre la ciudadanía no debería permitir esas tropelías verbales a quienes lo personifican con sus actitudes. Quizá el PP no cuente con muy buena cohesión ideológica cuando ese tipo de manifestaciones, desde la base a la cúpula, no encuentran tampoco una sola discrepancia crítica entre su militancia más significativa. Hasta el señor Gallardón se ha quedado mudo desde que perdió la batalla de Madrid.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris