Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sus trenes... Nuestras almas...

Marta Roldán Gómez (Madrid)
Redacción
domingo, 13 de marzo de 2005, 07:39 h (CET)
Yo no estuve en Atocha ese día, ni en Santa Eugenia o El Pozo, tampoco iba en ninguno de aquellos trenes. Sólo fui una de esas personas que se quedaron petrificadas con las noticias que nos anunciaban por megafonía. “Necesito salir a la calle”, “Tengo que llamar”, decían algunos. Otros simplemente se quedaban parados, ausentes. Aún nadie sabía de la magnitud de la tragedia...

Tras las búsquedas, los lloros, los duelos… silencio. Silencio en los vagones, andenes y estaciones, silencio en los amaneceres y las noches… Silencio en el alma. El silencio de aquellos que nunca se despidieron. El silencio de esos que sólo lloran en silencio.

Ahora, un año después, vuelve a nuestra memoria el recuerdo del horror, ¿acaso se marchó alguna vez? Una vez más, regresan las imágenes, vuelven a hablarnos de todo aquello, nos muestran de nuevo, con toda la crudeza posible, esa “realidad”. Han compuesto canciones, realizan documentales y programas, inundan de fotografías las revistas y prensa… Me paraliza el alma contemplar todo esto.

Yo no perdí a nadie en aquellas estaciones ni en esos trenes, sin embargo, ¿realmente es preciso que nos vuelvan a torturar, de forma tan gráfica, con lo mismo una y otra vez? ¿Alguien ha pensado en los cientos de víctimas que tendrán que revivirlo de forma lacerante, como si no lo vivieran día tras día desde hace un año? Yo no lo creo necesario, ¿ustedes sí?

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris