Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde la humildad   -   Sección:  

De otra galaxia

Sara Sanz
Redacción
viernes, 11 de marzo de 2005, 23:38 h (CET)
La liga de campeones, la competición de fútbol por antonomasia, ha dejado, en su última jornada de octavos de final, a media España y, por qué no, a medio mundo sin aliento. Primero cayó el Barça, con la cabeza alta, pero sin premio, y 24 horas más tarde, el Real Madrid se unió al réquiem, constatando una vez más que la calidad no lo es todo, y que si un equipo no es compacto, por muchas estrellas que éste tenga, no se puede llegar muy lejos.

Por lo tanto, en el panorama futbolístico actual, si sumamos calidad y trabajo en equipo, que no siempre lo es todo para ganar, por muy triste que sea, nos da como único resultado el Fútbol Club Barcelona.

En estos momentos, y como bien reconocerá todo aquel que sepa de fútbol, el Barcelona es el único equipo capaz de hacer lo que pudimos ver el martes mientras mirábamos perplejos el televisor. Y ya no me refiero al único equipo español, sino a cualquiera. Un equipo que se juega el pase a cuartos en feudo inglés, más concretamente en Stamford Bridge, va perdiendo tres a cero en el minuto veinte de partido y reacciona como reaccionó el Barça, merece el mejor de los elogios; ellos saben como cuidar el balón, hacer que éste se convierta en letras que componen la mejor de las melodías, y encandilar a todo aquel que tome la sabia decisión de plantarse frente al televisor para disfrutar de su fútbol. Y qué mejor escenario para desplegar tal sinfonía que la Liga de Campeones, donde todo se multiplica por diez, lo bello y lo no tan bello, pero esta vez le tocó lucirse a lo más espectacular que, a pesar de no pasar a cuartos, fue el Barça.

El Real Madrid obtuvo el mismo resultado que el Barcelona, ambos quedaron eliminados, pero el desarrollo fue completamente diferente. Los blancos no supieron sacar partido a la ventaja que obtuvieron en el Bernabeu, y tras salir al campo muy conservadores y sin apenas garra, ni individual ni colectiva, cayeron derrotados ante la Juventus, un equipo italiano más que desquebraja las aspiraciones del equipo blanco en Champions.

Cierto es que, en competiciones como la Liga de Campeones, esperamos que lleguen a la final aquellos equipos que por su calidad merezcan estar donde están. Pero muchas veces es más importante el trabajo diario, la constancia y el esfuerzo de cada uno de los jugadores, que la calidad, y por eso equipos como el Chelsea o Juventus, que quizás no aportan la belleza que puede aportar un Barça a este deporte, o no tienen jugadores de renombre como el Madrid, han conseguido eliminar, no sin esfuerzo, a las dos perlas españolas que nos quedaban en escena. Al final, queda constatado, que lo más trabajado, es lo que termina teniendo premio, más allá de galaxias y mundos paralelos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris