Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Menos bronca

Santiago González
Redacción
viernes, 11 de marzo de 2005, 22:38 h (CET)
La Policía Municipal va a poner, por fin, manos a la obra en zonas como las Galerías Deusto, Luzarra y Botica Vieja y va a atender las quejas que insistentemente han hecho oír los vecinos desde hace años. Los fines de semana se convierten en lugar de encuentro para la bronca, altercados y peleas, música a toda pastilla, bares que ignoran los horarios de cierre, aunque no son todos, naturalmente; la mayoría de los establecimientos de hostelería respetan las ordenanzas en punto a horarios y volumen de la música. También hay botellón y su inevitable secuela escatológica: vomitonas y meadas en los escaparates del comercio vecino.

La meada popular, y en menor medida la vomitona, un fenómeno que sigue siendo privativo del universo masculino, aun en estos tiempos de paridad entre los sexos, o entre los géneros, que ya no sé cómo hay que decirlo. Esto no quiere decir que los meones no tengan solidaridad pasiva femenina, en algunos casos ideológica. Recuerdo que hace ya tiempo, cuando en ETB aún había cabida para un programa de Antxon Urrosolo, una joven radical centraba la cuestión por la tele, al explicar el desalojo del gaztetxe del Casco Viejo al incumplir los ocupantes el compromiso firmado por la Gazte Asanblada y el Ayuntamiento con la mediación del Ararteko un mínimo compromiso de comportamiento, que incluía el detalle de que los usuarios no deberían mear en la vía pública: «no es extraño que se hable ahora de las meadas en la calle. Hay un grupo por ahí, el grupo de Trevi, que son los ministros del Interior de toda Europa, que están detrás de todo esto».

La represión que no cesa. A partir de mañana, una veintena de agentes van a recorrer las citadas zonas para hacer tarea preventiva: identificar al personal tarasca, evitar robos, impedir la bebida y la meada callejeras, controlar el aforo de los establecimientos, los horarios y el volumen de la música.

Más vale tarde deben de pensar los sufridos escépticos vecinos. A ver si esta vez va la vencida.

Noticias relacionadas

Ausencia de valores

“Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decir la verdad a los demás” Anónimo

Un planeta de Plástico

Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Resumen Semana 20

Resumen de actualidad política de esta semana que recién ha acabado.

El chalet de Pablo Iglesias

No es algo bien visto por los militantes de Podemos

Todo se hace y se transmite en familia

El querer lo es todo en el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris