Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Ardor administrativo

El hombre que nunca estuvo aquí
Francisco J. Caparrós
lunes, 8 de mayo de 2017, 23:46 h (CET)
Ni estuvo aquí en el pasado, en la isla mediterránea desde donde yo secularmente envío los artículos de opinión que Siglo XXI tiene la gentileza de publicarme, ni lo estará nunca. A tenor del trato nada elegante que viene recibiendo estos últimos meses desde la capital insular, me sorprendería mucho verlo por Mallorca en este o en alguno de los cinco o seis próximos veranos. Tendrán que pasar algunos años, me temo, para que el murciano que responde a las iniciales R. C. finalmente acabe por olvidar, exonerando de culpa al excelentísimo ayuntamiento de la capital balear. Mientras tanto, la hacienda municipal se ha adueñado de buena parte de sus ingresos para satisfacer el importe de la sanción económica que un policía le cursó hace ya un par de años, según el propio municipal, tras interceptarlo utilizando su teléfono móvil mientras circulaba por el centro de Palma.

Lo curioso del caso, como ya he dicho, es que ni el motorista murciano ni su vehículo han estado jamás en Mallorca, como asegura el propio individuo, algo que ignoro de qué manera podrá rebatir el infeliz si el policía que le multó persiste en sus trece. Si fuese yo el damnificado por ese presunto error, también me lo pensaría dos veces antes de viajar hasta aquí. Es más, me esforzaría lo indecible en hacer todo lo que estuviese en mi mano para disuadir por completo a mis amigos, a mis conocidos y a todo aquel que quisiese escucharme; haciendo de pasada un favor a los nativos del archipiélago, que están condenados a contemplar con impotencia cómo su territorio es invadido por enormes y descontroladas hordas de turistas todos los veranos y no poder hacer nada al respecto.

Pifias de ese calado, es decir, que pueden poner fácilmente en entredicho la buena reputación en lo que concierne a la eficiencia de un consistorio son, por el contrario, fácilmente subsanables siempre y cuando se invierta en su resolución cierta dosis de diligencia. Y es que no es de recibo que esta suerte de malentendidos persista en el tiempo aguardando una resolución que no acaba de llegar. Para estos casos, llamémosles, extraordinarios, debería existir un procedimiento extraordinario libre de ocurrencias que hiciese que este malentendido dejase de dilatarse en el tiempo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La victoria de Maduro. ¿A dónde va Venezuela?

Maduro fue re-electo con 2/3 de los votos emitidos, en medio de un aumento del ausentismo y de llamados de la derecha para anular los comicios

¿Cómo será mi vida en el Más allá?

Deberíamos querer averiguar qué hemos causado en nuestros tiempos pasados

Puerta a la esperanza

La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza

La libertad, una ilusión necesaria

La posibilidad del libre albedrío supone la posibilidad de escogerse a sí mismo

Zapatero, un polichinela de la política peligroso

En cuanto a conseguir sacar a nuestra nación de la sima, nada se puede decir en contra del PP
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris