Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Televisión y Medios

Etiquetas:   Crítica de televisión   -   Sección:   Televisión y Medios

Investigar

Lucia Martínez
Redacción
miércoles, 9 de marzo de 2005, 23:55 h (CET)
Nosotros hemos investigado». Esa fue la frase con la que Klaudio Landa, presentador de 'Ésta es mi gente', introdujo un nuevo tema. El joven que se encontraba en el estudio contó que acababa de abandonar el que durante toda su vida había sido su hogar, el de sus padres adoptivos, y que necesitaba por encima de todo, y a cualquier precio, saber quién era su madre biológica.

Estar pendiente de los índices de audiencia, estar dispuesto a cualquier cosa, pasa factura, y el programa vespertino de la televisión pública vasca se lo cobró en la carne de aquel joven. Él aportó datos, todos los que tenía, por ejemplo, nombre y dos apellidos, de quien creía podía ser su madre.

Fíjese qué atrocidad. Por cualquier razón una mujer decide dar en adopción a su hijo recién nacido. Unos veinte años después, viene la tele vasca y airea a los cuatro vientos un acto que se ha desarrollado con total privacidad, un acto que ha podido tener una importante carga de dramatismo y sufrimiento, un acto que ha sido estrictamente íntimo.

Pero, siempre hay más. Ya lo dicen los montañeros: cualquier mala situación tiende a empeorar. El espacio 'Ésta es mi gente' ha emprendido el camino de la investigación y, según contó su presentador, se habían puesto en contacto con el médico que asistió en el parto a la madre biológica de aquel muchacho. El doctor recordaba, le había preguntado una tele, pública además, y quién iba a sospechar el uso que se iba a dar a esa información. Landa informó al joven ante las cámaras, ante los asistentes al plató y ante quienes en ese momento estábamos viendo la tele: «Tu madre biológica era una trabajadora del sexo». Da lo mismo el eufemismo, el muchacho recibió la información de que su madre era puta donde no había protección alguna, es más, todos nos enteramos de que aquella señora al menos en un momento de su vida ejerció la prostitución.

Habrá quien piense que fue el joven quien acudió a la tele. Una tele pública no puede quebrar la vida de una frágil personilla, y en esa situación todos lo somos.

Noticias relacionadas

Uno de cada tres europeos prefiere consumir contenidos audiovisuales solo a través de internet

El consumo en streaming supera a las descargas de series y cine

Netflix estrena la tercera temporada de 'Las chicas del cable' el 7 de septiembre

La plataforma presenta el trailer de los nuevos episodios

Las mejores playas con Wifi para disfrutar de cine y series en la arena

El 24% de los españoles aprovecha las conexiones WiFi de los hoteles y apartamentos de vacaciones para ver ficción

Esty Quesada se une al reparto de la serie 'Vota Juan'

La primera serie propia del canal TNT ya ha comenzado su rodaje

Más de 10 millones de espectadores vieron el España-Portugal

Telecinco lidera el día seguida de Cuatro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris