Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Balas preventivas

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 10 de marzo de 2005, 23:00 h (CET)
Con el tiempo parece que estemos insensibilizados contra las noticias que cada día nos llegan desde Irak. Los muertos de cada día ya son el desayuno habitual con el que nos despertamos todas las mañanas y se cumple en nosotros la máxima de que algo que pasa día a día deja de ser noticiable. Tan sólo cuando se produce un hecho excepcional o bien la victima es un occidental o una persona notoria volvemos a prestar atención a los hechos ocurridos. Esto mismo es lo que ha sucedido con el ametrallamiento del vehículo donde regresaba de su secuestro la periodista italiana Giuliana Sgrena y que ha costado la vida a uno de los jefes de los servicios secretos italianos.

En esta ocasión ha sido el mal llamado “fuego amigo” el que ha terminado con la vida del militar italiano en una acción llena de recelos y sospechas. Por un lado la liberación de la periodista se produjo, al parecer, mediante el pago de un rescate. Dinero que servirá a sus captores para continuar armándose, motivo éste que no gusta nada a las autoridades norteamericanas nada partidarias de rescatar a ningún rehén mediante el previo pago. Por otro la misma periodista en una entrevista en el periódico en el que trabaja, “Il Manifesto”, ha expresado sus temores de que las más de 300 balas que impactaron en el vehículo en que viajaba no fueran producto de un error y fueran dirigidas a ella, al fin y al cabo persona poco grata para las autoridades americanas del Irak ocupado.

Los “marines”, que presumen de ser “pocos y orgullosos”, tienen el gatillo fácil, y más cuando el miedo les paraliza el pensamiento. Son muchos los ataques sorpresa que han sufrido y ese continuo estar ojo avizor hace que se equivoquen en mas de una ocasión. No se ha conocido tanto pero en la misma fecha en que ametrallaban el coche de la periodista italiana otra refriega de “fuego amigo” dejó sin vida a un soldado búlgaro. Los pacificadores de Irak han convertido el país en un poblado del lejano Oeste donde la única ley que impera es la de las balas occidentales y los coches bomba de la resistencia irakí.

Pero no hay que descartar ninguna posibilidad y a pesar de los desmentidos de la Casa Blanca al ejercito de ocupación norteamericano no le interesa tener a su alrededor periodistas “no adictos”, periodistas que puedan contar la verdad de lo que está ocurriendo en aquellas tierras como es el caso de Giuliana Sgrena. Basta ver el listado de los artículos que la italiana ha venido publicando en “Il Manifesto” para darse cuenta que no escribe al dictado del mando americano como algunos de los periodistas empotrados en las fuerzas ocupantes. Sus denuncias de las muertes de civiles inocentes o la brutal toma de la ciudad de Faluya o el empleo, ahora sí, de armas químicas por parte de los soldados americanos no deben haber gustado demasiado en le Pentágono.

Al menos en esta ocasión Bush ha tenido que pedir perdón a los italianos pues su amigo Berlusconi le pidió explicaciones por el tiroteo, mientras un fiscal en Italia ha iniciado los tramites para un proceso por homicidio. Aquí hace 23 meses del fallecimiento de José Couso, asesinado en su habitación del hotel Palestina, sede de la mayoría de los periodistas occidentales, y todavía ninguna autoridad del Pentágono o la Casa Blanca ha pedido excusas por aquella muerte. La verdad es que tampoco nuestro Gobierno, entonces en manos de José María Aznar, se preocupó mucho por el tema no fuera a ser que enfadáramos al “amigo americano” y no nos dejará poner los pies encima de la mesa de su rancho.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris