Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Lo que más sacia al Trimalción

P. García, Girona
Lectores
@DiarioSigloXXI
lunes, 8 de mayo de 2017, 00:00 h (CET)
El rasgo común del moderno Trimalción, el del Satiricón del romano Petronio, es la apariencia. Su satisfacción no la encuentran en los vehículos de gran cilindrada o alta gama –preferentemente descapotados en verano-, ni en las formidables embarcaciones fueraborda de última generación. Lo que les mueve es pasearse con ellos entre las terrazas a la hora del vermú -dando vueltas y más vueltas al ralentí, como en un Scalextric-, o provocar oleaje en los pantalanes mientras aceleran impetuosamente, porque a estos horteras lo que de verdad les apasiona, su principal objetivo, es maravillar al personal.

Aunque existen, no son frecuentes los nuevos ricos que pavonean de sus propios cuartos. Como conocen los sudores que les han supuesto, prefieren por regla general esconderlos discretamente y evitar al mismo tiempo la mirada de Hacienda. Donde más abundan estos peculiares personajes, en cambio, es entre los herederos de los adinerados o sobre todo en los cónyuges de estos, cuyas andanzas en los obscenos terrenos de la fastuosidad a costa de terceros han dado lugar a la mejor literatura, con el patético don Guido de Antonio Machado a la cabeza: “Cuando mermó su riqueza, era su monomanía pensar que pensar debía en asentar la cabeza. Y asentóla de una manera española, que fue casarse con una doncella de gran fortuna; y repintar sus blasones, hablar de las tradiciones de su casa, escándalos y amoríos poner tasa, sordina a sus desvaríos”.

Ser el niño en el bautizo, la novia en la boda o el fiambre en el entierro es lo que más sacia al Trimalción. Nada como ver y ser visto y producir envidia, sentimiento que estos infelices consideran que padecemos indefectiblemente quienes nos limitamos a observar su caricatura, con una mezcla de ternura e hilaridad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Seamos más corazón que cuerpo

Hay que volver al corazón para desnudarse

Desestructuración familiar

La falta de normas y de buenos comportamientos está desorganizando el ambiente de bastantes familias

El destierro de la violencia

Hace menos de un siglo, las personas estaban familiarizadas con la violencia y la consideraban un comportamiento humano más

El silencio de Zuccolillo

Gravísimas y escandalosas acusaciones siguen sin ser aclaradas por el acusado, por lo general locuaz cuando se trata de faltas ajenas

Impotencia y diplomacia a golpes

El rumbo del problema del Sahara, hacia una solución bajo liderazgo marroquí que contemple la autonomía, ha sacado de sus casillas a los diplomáticos argelinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris