Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Maragall en su metáfora

Santiago González
Redacción
miércoles, 9 de marzo de 2005, 23:51 h (CET)
Hace poco más de un año, Odón Elorza escribió un artículo titulado 'Maragall, la gran esperanza vasca'. Por aquel entonces, el socialismo vasco, el que manda, veía en él un modelo, un camino a seguir: Patxi López, Eguiguren, Zabaleta y Buen, entre otros. ¿Que Maragall ha malentendido a Rubio Llorente cuando habló de comunidad nacional? Pues ahí estamos nosotros.

Maragall se ha revelado finalmente como un modelo para armarla. Su frivolidad del 3% ha puesto la vía catalana para la reforma del Estatut junto al plan Ibarretxe en el apartado de improbables. «Tal vez todos hemos hablado de más», dijo en Chile: «hay que dejar reposar el soufflé, y (...) poner vaselina», para luego no callar. Sólo en este fin de semana ha vuelto a sacar el fantasma guerracivilista, equiparando a la derecha que hizo una guerra civil con la querella y la moción de censura que han puesto CiU y el PPC respectivamente. ¿No encuentra ninguna diferencia entre ambos métodos? Es el procedimiento reglado de la democracia. Es la legalidad, estúpido. Puesto a confundir, también ha dicho que «el gobierno de Maragall se siente a veces un poco como una mujer maltratada». Estas dos cosas las dijo sonriendo, para perplejidad de televidentes.

Lo que le pasa es que no está dotado para el manejo de las metáforas. Esta honorable banalidad confunde el culo con las témporas y el soufflé con la paella. Los alimentos sometidos a la técnica del soufflé crecen, se esponjan, se hinchan, ya sean las claras montadas que recubren el postre o las patatas fritas. La paella necesita reposo; el soufflé hay que servirlo enseguida. Todo lo que sube, baja, lo dice un principio físico universal, que Marx había formulado de manera literaria: «todo lo sólido se desvanece en el aire». Y esto vale para el sexo, el soufflé y las casas del Carmelo.

¿Cómo se pueden unir la vaselina y el soufflé? No se debería mezclar el sexo y la comida, las cosas de jugar con las cosas de comer, especialmente cuando no se está dotado para la metáfora. «Te comería», dice el amante a la amada, o viceversa, en un arrebato pasional. Como el personal se toma las metáforas por lo literal, se puede uno encontrar a su media naranja en la cama con la servilleta anudada al cuello y provista de cuchillo y tenedor.

Soufflé quiere decir en francés «soplado», «hinchado», y esos son calificativos que en sus acepciones menos metafóricas cuadran sobremanera al tripartito catalán, a su gestión y a su president. ¿Quiere esto decir que el honorable Maragallimatías es un soplagaitas o un soplapollas, dicho en términos más 'hard'? No, Pasqual es un soplador de vidrio, un artista. O quizá la materia prima. A él todo se la sopla. Mientras, Mas tantea a Carod y el apoyo de éste a ZP nos va a salir más caro. Esto no se queda así. Esto se hincha.

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris