Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Paraguay   Política   -   Sección:   Opinión

Empresaurios nostálgicos del Jurásico

Una trasnochada elite financiera de Paraguay sigue pretendiendo reeditar sus épocas doradas, cuando desde sus medios de comunicación obtenían inimaginables privilegios
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
sábado, 6 de mayo de 2017, 11:28 h (CET)
Acostumbrado a poseer el monopolio de la acusación, el empresario Aldo Zuccolillo inició tiempo atrás una serie de publicaciones buscando empañar la labor de varios meritorios dirigentes deportivos del Paraguay, entre ellos al actual titular de la confederación Sudamericana de Fútbol.

El objetivo de dichas publicaciones pronto fue denunciado como un intento de apoderarse del negocio de las transmisiones del fútbol, uno de los más lucrativos y apetecidos a nivel mundial. Con esta intención su diario ABC color inició ataques contra contratos relacionados al rubro en los cuales Zuccolillo no tiene parte.

Zuccolillo lleva años ordenando a sus periodistasque intenten desprestigiar los contratos que benefician a sus competidores, de modo que a nadie extrañó que con ese modus operandi busque lograr que su propia empresa se beneficie con las enormes sumas del negocio del fútbol.

De acuerdo a denuncias realizadas en la misma cámara de senadores de la república, Aldo Zucolillo es un personaje que puede asesinar impunemente, involucrarse en atentados terroristas en la misma ciudad de Washington, deforestar parques para levantar centros comerciales y convertir a la vía pública en estacionamientos. Es de suponer, por consiguiente, que también se siente capaz de anular el contrato privado entre la Asociación Paraguaya de Fútbol y la empresa Tigo Milicom, su mayor competidora en el rubro de telefonía móvil.

En el mismo Parlamento se ha denunciado a Zucolillo como el mayor corruptor de la historia paraguaya, luego de que haya confesado públicamente en una entrevista que concedió al diario La Nación, haber pagado una descomunal coima de diez millones de dólares para beneficiar a una de sus empresas, Núcleo SA.

A pedido del congreso, se solicitó un informe a la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero, y ha tomado cartas en el asunto la misma Procuraduría General de la República. No es de extrañar considerando estos hechos, que Zuccolillo realice una furibunda campaña contra el Congreso e incite a la violencia contra los legisladores, cuya representatividad disputa a través del partido inorgánico montado con su prensa.

Instalando su discurso en la sociedad, y determinando la agenda política y mediatica, Zuccolillo ha reinado por décadas a través del terror que impone con sus titulares catastróficos.

La pesadilla de pavor que Zucolillo acostumbra crear, tiene a lo mediático solo como un condimento, dado que participan en su gestación un andamiaje parafiscal, para policial y paramilitar cuya vanguardia está constituida por los periodistas de su medio ABC color, quienes actúan como auxiliares de las “fuerzas del orden” y son enviados a presionar a la burocracia en nombre de los intereses empresariales de su amo.

Lo ha hecho en reiteradas oportunidades interviniendo en los negocios inmobiliarios que no le beneficiaban, o con los contratos firmados por entes como Petropar, Itaipù o Yacyreta. Siempre bajo la premisa de que un buen negocio para el estado, es solo aquel en el cual Zucolillo obtiene dividendos.

El titular de la CONMEBOL, Alejandro Domínguez, acusó a Zuccolillo en un comunicado que acaparó titulares en la prensa nacional e internacional, de ser parte de la trama de corrupción que por décadas saqueó al fútbol sudamericano.

Domínguez recordó que fue una empresa de Zuccolillo, la constructora Atlas, la que construyó la monumental sede de la Conmebol, y que sus bancos manejaron el dinero del fútbol hoy en entredicho, entre otras graves acusaciones.

Acostumbrado a ser el único acusador, Zuccolillo no ha dado explicaciones con su conocido delirio de encontrarse por encima del bien y del mal, y como si al decir de Roa Bastos, el Paraguay fuera un país inmerso en un agujero negro de antimateria exonerado del paso del tiempo, donde eternamente podrá salirse con la suya.

Lo concreto es que ni Banco Atlas ni inmobiliaria del Este, empresas de Zuccolillo, colaboraron con la investigación sobre el re direccionamiento de fondos de la CONMEBOL, y que una apasionante historia asoma otra vez y no es ABC quien esta vez elige los titulares.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris