Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Toros

Etiquetas:   Feria de Olivenza   -   Sección:   Toros

Los destellos de Manzanares y la torería de Perera deslumbraron Olivenza

Ignacio de Cossío
Ignacio de Cossío
domingo, 10 de abril de 2005, 23:25 h (CET)
Gran feria la de Olivenza, que se consolida año tras año tras una brillante gestión empresarial. ¡Cutiño, eres el rey o el ángel de Olivenza, como te bauticé en uno de mis pasados artículos! Es digno de mención los carteles tan rematados, el aspecto impoluto de la plaza y el público hambriento de triunfos toreros. Vamos que no falta de nada, tan sólo todos ésos compañeros y aficionados que de no encontrarse en la Magdalena se escaquean aún, sin excusa de peso. Este año deleitamos el regreso tibio de Morante; los destellos de un Manzanares crecido con los años; las carencias de su hijo; el magisterio de Ponce y El Juli; y una sorpresa llena de esperanza extremeña llamada Miguel Ángel Perera.

Empecemos por partes. Menuda ovación de gala tributó el público pacense a Morante tras el paseillo, como rugía la plaza. Claro que la verdad que en aquella tarde no rugió otro que el maestro Manzanares, ya a sus años sigue dando lecciones particulares de cómo se debe de torear y de cómo no se debe de matar.

Al primero de “juanpedro” el alicantino le receta dos verónicas y una media abriendo el compás. Comienza la faena de muleta con un pase de pecho a lo “Pensilvania” y trincherilla por los adentros para quitar el sentío, más torería no puede ser. Inolvidable fue aquella última tanda al natural con sus naturales con la mano muy baja descendiendo suavemente al albero como palomas torcázes. Con la espada no remata y llega el sainete. ¡Qué más da, hizo lo mejor del festejo y nadie estuvo ni tan siquiera a su altura! En el cuarto manejo los tempos y las distancias pero el toro pecó de soso y faltó ligazón, así que todo fue en tono menor. Por cierto volvió a matar igual de mal.

Morante de ánimo como su traje de nazareno y oro. Al principio saltamos como un resorte con sus verónicas y algún que otro delantal en el quite, todos cantábamos la victoria con la última serie de naturales y aquel pase de pecho largo como un día sin pan. Pero…metisaca y oreja. De nuevo con el quinto nuestras esperanzas crecieron al suave compás de su muleta, que todavía niega abandonarle del todo. Poco a poco le coge la velocidad pero para entonces el toro se ha dormido y todos con él. Nada que no hacemos empresa de este muchacho y eso que en el arte dos más dos no son tres, pero no hay manera con él cuando no quiere, así que coche a Sevilla.

Manzanares hijo simplemente no estuvo a la altura del mejor toro del encierro que corrió en el tercer lugar. “Jacarandoso” con número 151 de Zalduendo por más señas, como embestía el bendito. Qué casta y bravura, la de este toro descubridor de toreros figuras o de espejismos que pretenden serlo. El toro puso a Manzanares contra las tablas en más de una ocasión y eso que la cuadrilla hizo como el anterior todo lo posible por agotarlo, ni se inmutó es su constante lucha. Oreja a la gran estocada y pare usted de contar. Con el blando sexto, nuevos problemas saltaron a la palestra, ni la ayuda de su padre desde el burladero paliaron la evidencia de su impotencia muleteril, habrá que esperar al mano a mano de Sevilla para desquitarse.

Al día siguiente la olla estaba a reventar, los dos figurones se median en una guerra sin cuartel a la esperanza blanca de Extremadura, ¿Quién da más? Cartel de no hay billetes y de muchos paisanos en la calle.
Ponce llegó, vio y venció. Que tranquilidad, conocimiento y poderío atesora el de Chiva después de tantos años tirando del carro. Al primero con el capote como de costumbre mucha lidia y poco lucimiento. La segunda vara fue excesiva y el toro de Fernando Domecq lo acusó en exceso. Otra vez tuvo que hacer gala Ponce de su tacto y facilidad para levantar al animal. Faena que se prolongó en exceso y le público no valoró todo lo que debería. A medias con la espada y oreja. En el cuarto saltó otro toro justo de todo y al que Ponce lidió con soberbia maestría. Su espada de hojalata no le abandona y volvió a honrarnos con su presencia.

El Juli no se amilanó y frente al mejor de la corrida realizó la faena más destacada de la tarde. Comenzó con dos verónicas a pies juntos de buen corte para deleitarnos algo más tarde con un precioso quite por chicuelitas muy ajustadas. En figura y con una profundidad y poderío excepciona, hizo el toreo por ambas manos. Todavía recordamos con emoción aquel soberbio circular de espaldas abrochado con un estoconazo como colofón a semejante recital de mando y poderío. En el sexto se quitó la careta de figura y se colocó la del susto al miedo. Que valor y tremendismo más elegante, la de este Juli frente al huidizo sexto. ¡Cuidado Perera que este no se deja ganar la pelea tan fácil! Menos con la espada en el resto un diez. Haber que hace ahora Perera….

Miguel Ángel tenía la pelota en su tejado y a menos que obrase el milagro, parecía que estaban haciéndole la cama entre el valenciano y el madrileño. A más valor, mayor quietud, dijo Perera en alto. Olivenza era un manicomio y todos vimos como se jugó algo más que la piel el valiente torero pacense. Por la izquierda y por la derecha, por arriba y por abajo bordó el toreo. Perera esta embalado, por fin la transición es posible y ya tenemos a uno que lo puede conseguir. Dos orejas y al sexto Miguel Ángel. El que cerró plaza resultó ser un noble con genio que terminó pegando hachazos de auténtico peligro. Perera sabía que había que apretar y que hacía mal dando la espalda a semejante oportunidad. Los pases se suceden sin mover los pies. En un momento el toro engancha a Perera y tememos lo peor, la cornada es grave y el precio ha sido muy alto. Con todo y eso Perera ni se rinde, termina la faena de un espadazo y pronto es aupado por los capitalistas, se ha hecho justicia. Extremadura había vencido a la adversidad y por fin volvía a tener una figura de su tierra. Nadie, a partir de ahora discutirá el valor y arte de Perera como firme candidato al trono del toreo.

FICHA TÉCNICA 5 DE MARZO
Plaza de toros de Olivenza (Badajoz). Sábado 5 de marzo de 2005. Primera corrida de feria. Lleno en tarde fresca. Se lidiaron cinco toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados, nobles y los tres últimos algo escasos de fuerzas. Destacó el bravo y encastado tercero bis del hierro de Zalduendo, ovacionado en el arrastre y que mereció la vuelta al ruedo.

- José María Manzanares, de azul pavo y oro. Dos pinchazos, bajonazo (ovación). En el cuarto, media y descabello (ovación)
- José Antonio Morante de la Puebla, de nazareno y oro. Metisaca y estocada (oreja). En el quinto estocada trasera (ovación).
- José María Manzanares hijo, de azul marino y oro. Estocada (oreja). En el sexto, pinchazo y estocada (silencio).

FICHA TÉCNICA 5 DE MARZO
Plaza de Toros de Olivenza (Badajoz). Domingo 6 de marzo de 2005. Segunda corrida de feria. Lleno de no hay billetes en tarde fría y ventosa. Se lidiaron seis toros de Zalduendo, bien presentados y nobles. Destacó el segundo más bravo y peor el sexto.

- Enrique Ponce, de marfil y oro. Media tendida y dos descabellos (oreja tras aviso). En el cuarto pinchazo y estocada trasera (oreja y petición de la segunda)
- Julián López “El Juli”, de grana y oro. Estocada (dos orejas). En el quinto media tendida trasera y descabello (oreja)
- Miguel Ángel Perera, de azul pavo y oro. Estocada contraria y delantera (dos orejas). Estocada caída (oreja)

Noticias relacionadas

Miguel Hernandez o la forja de un taurino

A Miguel

Don Juan Carlos disfruta de una tarde de toros en Las Ventas

El Palacio de Vistalegre (Madrid) volverá a acoger corridas de toros en 2017

Contrato renovado por un año

Taurinos presentan 20.000 firmas en el TC para que se resuelva el recurso contra la prohibición de los toros en Cataluña

Más de 10.000 taurinos se manifiestan en Valencia

La Feria de Fallas había movilizado en los últimos días a los antitaurinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris