Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Etiquetas:   Desde el sur  

Cantos de sirena

Alfonso Sotelo
Redacción
martes, 8 de marzo de 2005, 23:21 h (CET)
Llegó siendo un desconocido, planteando un duro debate sobre quién sería el quinto extracomunitario en la plantilla y, a base de goles, calló las bocas que ponían a Monchi y a Ramón Vázquez (su verdadero descubridor) como locos. Fue el segundo máximo goleador de la Liga pasada, viéndose sólo superado por Ronaldo, y se convirtió en el ídolo de la afición, que esperaba disfrutar de él durante muchos años. Pero, ay amigo, llegaron los malditos cantos de sirena. Esos que te ponen un día de rojiblanco, al siguiente de colchonero y el tercero de azulgrana. De esos que te hacen ver símbolos del dólar cuando te acuestas, de esos que hacen hacer declaraciones contradictorias un día sí y otro también. Llegados a este punto y seguido, no sé si sabrán que me refiero a Baptista.

El brasileño que llegó a Sevilla como centrocampista defensivo (no sé quién redactó esos informes… Sería miembro de la ONCE o algo así) suena para todos los equipos de cara a la temporada venidera. Real Madrid, Atlético, Barcelona, Juventus, Inter de Milán… Hasta aquí nada sorprendente. Servidor se aventuró a decir hace un año que Baptista tenía un pie y medio del otro fuera del Sevilla bastante pronto. Y parece que, al menos esta vez, estoy cerca de acertar. Es lógico. Un futbolista con ese físico, esa fuerza, esa garra y, lo más importante, con ese gol en las botas no puede seguir en un equipo con problemas económicos (eso sí, más pequeños que hace tiempo, aunque Del Nido se empeñe en decir que no) y condenado por historia y juego a aspirar como mucho a Europa. Pero los cantos de sirena no llegaron hace poco. En verano ya se especulaba con su marcha al Barcelona de Laporta, y cerca, muy cerca, estuvo de llevarse a cabo la operación.

Pero a lo que iba. Esto no es lo problemático. Lo grave reside en que un futbolista, llámese Baptista o llámese Juanito Pérez (el caso del brasileño es una excusa para el artículo), es un empleado más de una entidad privada como son los clubes. Y tontean con el resto. Tontean pero de qué manera. Hoy dicen que están muy a gusto en sus equipos, que incluso se han comprado una casa para estabilizarse en la ciudad, y al día siguiente su representante se reúne en Madrid con Florentino para tratar su fichaje. Es de chiste. Si la semana pasada criticábamos a los entrenadores, el caso de los futbolistas no tiene perdón tampoco. Apelan al sentido mercantil y económico del fútbol, pero juegan día sí y día también a ponerle los cuernos a su equipo vilmente. Y el domingo, como si nada, a ponerse la camiseta, a defender unos colores en algunos casos centenarios y a jugar con las pasiones, las ilusiones y el dinero de miles de personas. No sé, no lo veo nada honesto.

Quizá algún futbolista sepa responderme. O quizá algún representante, los verdaderos protagonistas de esto, los que reciben miles de euros por operaciones que, en la mayoría de los casos, se hacen a espaldas los verdaderos propietarios de los derechos del futbolista. Para mí, esto es tomarle el pelo a los clubes y a los aficionados. ¿La solución? No alinear a ningún jugador que tontee con otros equipos. Aunque se pierda rendimiento deportivo, sí. Pero mejor perder un partido que sentir que a uno le toman el pelo continuamente. Encima de cornudo… Creo que no hace falta terminar la frase.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris