Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Todos a la cárcel

Manuel Alcántara
Redacción
martes, 8 de marzo de 2005, 23:19 h (CET)
Como en la película de Berlanga, parece que una de las aspiraciones nuestras, con la finalidad de hacer felices a los españoles, es meter el mayor número de ellos en prisión. Habrá que rezarle al Cautivo para que se apiade, si no de todos, sí de alguno. En general, los que van a estar una temporada a la sombra se hicieron famosos por su esplendoroso arte de «cambiar las cosas de sitio», que es como en el lenguaje cheli le llaman a robar.

No hay piedad para ellos, quizá porque las cantidades sustraídas, a pesar de ser muy altas, no alcanzan la estatura bursátil lograda por los ladrones de guante blanco y alma negra que jamás serán condenados. A Rafael Vera y José María Rodríguez Colorado, ex altos cargos del Ministerio del Interior, les ha rechazado el indulto el fiscal. Se les imputa el expolio de fondos reservados y se dice que actuaron de forma «mendaz» y «desleal». Las penas que recayeron sobre ambos se llevan poco -la de Vera siete años y la de Colorado seis- pero de lo que se llevaron no se sabe nada.

También deberán ir a prisión los condenados por el repugnante montaje contra Pedro J. Ramírez, que son nada menos que seis, encabezados por el curioso ejemplar de hombre de leyes Rodríguez Menéndez. Otro que puede estar entre rejas cuando acabe la ola de frío es el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, más conocido por 'Cachuli', acompañado por unos cuantos ediles del Gil.

En las cárceles españolas hay 'overbooking', pero como sigan las cosas así a muchos tendrán que alojarles fuera. No cabe ya un alfiler de cabeza negra. La cárcel, dice nuestro refranero, es sepultura de vivos, probanza de amigos y venganza de enemigos. Cervantes, que la padeció, dijo que allí toda incomodidad tiene su asiento, pero ahora es peor, ya que nadie, ni siquiera esa detestable señora, tiene donde sentarse. Si no se puede reducir la corrupción llegará un momento en el que habrá que reducir las penas.

Noticias relacionadas

La España dialéctica y atorada

Caricatura de la España de contrastes, costumbres y partes, en la que preocupa más que el otro pierda a que todos ganemos

Moción de censura a palo seco

No hubo consulta a las bases, ni una reunión del grupo parlamentario

Cortinas de humo

La política y sus cientos de tapaderas.

Los carroñeros enfrentados para explotar el Gürtel del PP

El intento de P. Sánchez de aplicar su propia política entraña tanto o más peligro, para la viabilidad de España, que el intento de los soberanistas catalanes de destruir la unidad de la nación española

Sembrar el entendimiento para sentirnos seguros

El momento es crítico en muchas partes del planeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris