Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras  

Más vale llegar a tiempo que rondar un año

Víctor Corcoba Herrero
Víctor Corcoba
martes, 8 de marzo de 2005, 00:00 h (CET)
El don de la oportunidad –dice el refranero- es el mejor aliado para coronar cualquier empeño. También lo decía Tirso de Molina: “La ocasión hace al dichoso”. En tiempos de crisis, como es el momento actual que vivimos, los oportunistas se ponen las botas. La riada de vividores aumenta. Las actitudes de los caraduras se ensalzan, aunque su habilidad sea la del engaño. Así hoy la emboscada está a la orden del día. No importa aprovecharse de las circunstancias en beneficio propio, sin consideraciones moral alguna. Claro, luego surgen las patologías de la mente. A mogollón. Acudir al psicólogo está dentro de la normalidad frente a tantas anormalidades vividas. Con razón, los ejercientes titulados en psicología, quieren que se les reconozca su labor como profesión sanitaria. Desde luego, no es fácil tratar conciencias ofuscadas que intentan justificar lo injustificable, deslumbrados por falsos valores que denigran al ser humano en vez de enaltecerlo.

Hemos perdido todas las coherencias. Hoy se dice una cosa, mañana otra y al siguiente no dije nada. En esto, se llevan la palma los políticos. Sus declaraciones, a veces, son más ejercicio de oportunismo, que reflexiones arraigadas en el deseo de servicio al bien común. Jamás he podido entender, porque las campañas electorales son terreno fértil para la demagogia y especulación. Por poner un ejemplo de tantos: El lendakari y candidato a repetir el cargo por la coalición PNV-EA, Juan José Ibarreche, no se cortó un pelo y dijo: “ni Zapatero, ni Rajoy, se sentarán a negociar con las instituciones vascas si no les obligamos a ello desde la sociedad vasca”. ¿Es que esas instituciones no forman parte del Estado? Si todas las constituciones son defensoras de los derechos humanos, no por conveniencia, sino por un auténtico compromiso constitucional con el pueblo, debiera incidirse en ello, sobre todo ahora, cuando los consensos son tan difíciles y la riqueza creciente de algunos sigue paralela a la creciente miseria de otros. En esto último, los oportunistas de la pobreza, suelen ser las entidades crediticias, que nos hipotecan de por vida. Coexisten, pues, una legión de aprovechados que rozan el clientelismo, servilismo y demás vilezas, tanto por comisión como por omisión, sumisión o adhesión. El vasallaje campea a sus anchas y los aduladores le dan cuerda.

Habría que proclamar otros anhelos distintos al mero oportunismo de aquel que sacrifica todo su futuro al éxito de un momento, a cualquier precio, modo y manera. El fin justifica los medios. Cualquier oportunidad sirve, no importa cómo se sirva, con tal de saborear las mieles del triunfo. Este don coyuntural adquiere pleno vigor hasta hacer primar la utilidad sobre doquier bien y la superioridad, antes que la propia persona en si misma, es la que decide sobre la verdad de sus acciones y opciones humanas. Disponen por nosotros en un reino, cuyo reinado es el de la mediocridad y, su rey, el caballo del euro. Por ese tufo de oportunistas árbitros, pintan bastos antes que oros y rebuznos seguidos de azotes, porque el lucro de la ocasión a merced propia es el mayor de los negocios.

Buena parte del mundo de la creatividad, de los creadores del arte y cultivadores de cultura, se han vendido a la vulgaridad. ¿Cuestión de oportunismo o de oportunidad? Cuesta creerlo, y más todavía, asimilarlo. Lo apuntaba Nuria Espert, sobre el teatro, en unas recientes declaraciones: “ahora en teatro se hacen cosas muy mediocres y se va a la pela”. A renglón seguido, hacía extensiva la bajada de escalones a otras artes y medios: el cine, los periódicos, la televisión. De peldaños y de pantalones, apunta servidor. Las oportunidades las dibujan pelotas. Cada día es más difícil reconocerse en la jungla. Esta sociedad opulenta tiene más necesidad que nunca de familias sanas que sirvan de ejemplo, capaces de defender los valores esenciales de toda la vida para la vida. No se puede convivir desunidos o unidos a falsos dioses, con la zancadilla siempre a punto. Se asiste a una pérdida de ilusiones en cuya raíz está el intento de hacer prevalecer el provecho personal, los personalismos endiosados valiéndose de las zancas oportunistas y otros movimientos de ruin andar. Los figurines encuentran más oportunidades, no cabe dura.

En cualquier caso, para afinar cualquier deseo, la mejor compañía es la dejarse acompañar por la verdad, aunque duela y destierre. Como propuesta, propongo: que la libertad sea libertada, que la justicia sea ajusticiada, que la igualdad sea igualada, que el pluralismo sea aceptado y que la paz sea pactada sin más rodeos, ni mareos. De paso, porque el poso de la noticia me lo alienta: Maragall ha de cambiar de vida y vivir en el lecho con un maltratador una semana para que no confunda violencias con discrepancias, el líder de la oposición “RJ” copiará cien veces mil el significado de terrorífico para que no infunda miedos insalvables a un presidente “Zp” al que apunta cruel por no saber qué hacer con España, y “Zp” , por aquello de ser el más listo de todos y ganar las elecciones contra las previsiones de las “meigas” de su partido, deberá resolver el problema planteado por el sabio de Urdaci, sobre el momento en que se “jodió” la tele pública. De todo ello, así lo dijo Jimeno: me alegro de verte bueno.

Noticias relacionadas

La burra al trigo y la perdiz dando vueltas

Andalucía se merece abrir las ventanas y respirar aire fresco, renovado y fértil

¿Marranea Ciudadanos al PP? ¿Corteja al PSOE buscando ventaja electoral?

Rivera parece temer el San Benito de ser considerado de derechas y es posible que, su apuesta por el PSOE, acabe por conseguir para su partido, Ciudadanos, el calificativo de chalaneador político, de tendencia izquierdista, con quienes apoyan el independentismo catalán

Maestras por el mundo

Laura ha tenido la mala suerte de encontrarse una situación peor que hace un siglo, no respeto a la mujer

¿La sombra del crash bursátil planea sobre Wall Street?

Génesis de la actual burbuja

¿Qué sucede en Europa? La reacción inesperada hacia la derecha

¿Hablamos de extrema derecha o simplemente de derechas a las que, los perdedores de la izquierda y los incapaces del centro, intentan demonizar?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris