Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Un paso más

Manuel Alcántara
Redacción
martes, 8 de marzo de 2005, 00:00 h (CET)
Los más largos caminos empiezan, según los nómadas, con un pequeño paso. Muchos se llevan dados, pero la supresión universal de la pena de muerte todavía está lejana. Ya sabemos todos que ese castigo sólo ofrece la ventaja de impedir que haya reincidentes, pero tampoco ignoramos que nadie escarmienta en cabeza ajena y que asesinar con todas las de la ley a alguien que se ha saltado alguna es «como comerse a un caníbal». También es un plagio: matar a quien ha matado es repetir su conducta. En muchas naciones sigue vigente la llamada pena máxima. En algunos se decapita a los criminales, lo que también es una buena solución contra la caspa; en otros se les sienta en la silla eléctrica, lo que repercute en el recibo de la luz, y en otros, los más civilizados, se les suministra una inyección letal, después de aplicarles en el brazo un algodón con alcohol, no sea que vayan a coger algo malo. Ahora, el Supremo de Estados Unidos ha suprimido la pena de muerte para menores de 18 años. Ya sólo falta que la supriman también para los que hayan cumplido esa edad.

No hay una frontera clara que determine cuándo un adolescente tiene plena conciencia de lo que hace. Claro que tampoco existen límites precisos para saber en qué momento una persona madura es consciente de sus actos. Hay personas que jamás llegan a la mayoría de edad aunque se mueran de viejos, pero eso es otra cosa y lo que importa ahora es que los reos condenados a muerte por asesinatos precoces no podrán ser ejecutados. Llegar a ese acuerdo piadoso no ha debido de ser fácil: de los nueve magistrados del alto tribunal cinco votaron a favor de la supresión y cuatro en contra. Lo que en boxeo se llama 'decisión dividida'. Una apretada victoria por puntos. Los jóvenes que deseen morir pronto para dejar un cadáver de buen aspecto tendrán que emigrar a otros países donde las ejecuciones juveniles siguen en vigor. No tendrán problema: quedan muchos, para vergüenza de la humanidad.

Noticias relacionadas

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz

Gentes con entusiasmo

¡Qué misión más bella la de salvar vidas!

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIV)

La piedad es nuestra; la fe, de Dios

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris