Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Estados Unidos   Guerra   -   Sección:   Opinión

Saludos, les mando una colaboración. Espero que les guste

¿Estamos ya en guerra o qué?
Martín Cid
@martincid
domingo, 30 de abril de 2017, 12:10 h (CET)
Hoy, sábado 29 de enero, Corea del Norte ha lanzado un Nuevo misil y continúa con su desafío a Estados Unidos.

No sé si soy el único pero parece que desde Europa nos tomamos este conflicto entre Corea del Norte y Estados Unidos muy a la ligera (a mi modesto modo de ver) y hoy mismo Corea acaba de lanzar un nuevo misil. Según informa Corea del Sur, la prueba ha sido fallida. La ONU se ha reunido.

¿Y ahora qué? Porque parece que estos dos tipos y líderes no se achantan (aunque en principio parece que los misiles no funcionan muy bien) y Estados Unidos continúa reuniendo tropas por esa zona y esta misma semana Trump respondía con un ‘absolutamente’ a la pregunta de si es posible un conflicto armado con Corea del Norte. Mientras, Kim Jong-un no se achanta y sigue echando órdagos a la grande contra, se supone, la potencia nuclear más grande del mundo (bueno, ya que te tiras el farol…).

¿Estamos ante el inicio de un conflicto mundial o se tratará solo de una guerra rápida? Ya sabemos que lo de las guerras relámpago no está muy de moda (y ya sabemos todos por qué, pero les doy una pista: $$$) así que cualquier conflicto bélico implicaría a la OTAN (a Trump no le gustaba pero veremos qué opina ahora) y esperamos la resolución de la ONU. ¿Resolución? Está complicado y, a pesar de que el Presidente ha dicho que prefiere una solución diplomática, vemos difícil que ésta se de por… las ganas que tienen los dos.

Y ya siendo personales y reconociendo que no me gustan nada los conflictos… ¿En qué piensan? Sí, sé que un conflicto militar da mucho dinero y contratos y demás cosas, pero las pérdidas también son cuantiosas, y las bajas cuotas de popularidad de Trump son incuestionables (cuando le tumbaron la derogación del ObamaCare fue un claro ejemplo). ¿Puede permitirse un presidente a los 100 días de mandato entrar en un conflicto de tal magnitud? Él piensa que sí pero también ayer dijo que pensaba que iba a ser más fácil eso de ocupar el Despacho Oval.

De todas maneras, a mí toda esta situación me da un miedo terrible y, si nadie lo remedia y no se aparece un ángel en los sueños de ambos mandatarios… la cosa pinta mal para todos.

Un pacifista saludo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris