Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Política

Francisco Pozo (Tarragona)
Redacción
sábado, 5 de marzo de 2005, 19:24 h (CET)
La situación política requiere una cierta dosis de humor, insinuaciones que todo el mundo entiende, pero que nadie afirma en el parlamento catalán, comisión del 11M que se convierte en una parodia de una película de los Hermanos Marx en donde sus señorías no piensan en las víctimas del brutal atentado y se dedican a tirarse los trastos a la cabeza verbalmente hablando etc.

El ciudadano de a pie, asiste absorto a singulares avatares políticos, lee, ve , escucha, que los bancos y las grandes empresas obtienen cada vez más beneficios, que aumentan las altas en la Seguridad Social y observa con cierta tristeza, que su cuenta corriente mengua y mengua y cuesta cada vez más llegar a fin de més. Cada vez que tiene la necesidad biológica de alimentarse y acude a un supermercado, tienda de alimentacion, mercado, etc, percibe el aumento de precio de alimentos propios de la alabada Dieta Mediterranea y constata como alimentos tales como la judía verde, el tomate, la alcachofa, las frutas, devoran con incontinencia su maltrecha economía doméstica, que sardinas y pollo devoran vorazmente su nómina.

El bueno del ciudadano de a pie, llega a la conclusión de que alimentarse se está convirtiendo en un lujo, que el hecho de intentar una alimentación médicamente sana, tal vez, se ha convertido en una demostración de opulencia.

Pero,mientras nuestros sesudos representatnte políticos, siguen con sus cuitas,pensando en adelantar o no unas elecciones, si firmar o no determinadas conclusiones de la comisón, como investigar a donde van aparar las comisones de la industria del ladrillo, si han de haber 6 0 14 canales de televisión en abierto, si el catalán y el valenciano son una misma lengua o tal vez sean variaciones del Sanscrito...

Pero como decía al principio de esta carta, mejor tomarlo con humor, no sea que el mal humor nos agrie la vilis, al fin y al cabo, la buena gente honrada sigue, trabajando (el que pueda claro), continua con sus dotes de equilibrista financiero para seguir sobreviviendo y de deleita en las imágenes invernales de pueblos y ciudades nevados donde no es corriente que el blanco elemento se manifieste y piensa que la primavera está ahí cerquita.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris