Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

El PP o la sumisión a lo políticamente correcto

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 4 de marzo de 2005, 23:32 h (CET)
“El halago popular es uno de los grandes escollos en que naufraga el liberalismo” (Gregorio Marañón)

Muchos votantes del PP se preguntan dónde se han metido estas últimas semanas los dirigentes del Partido en el que confían. Salvo la “machada” de Luis Herrero ante el Parlamento Europeo, denunciando el monopolio informativo que hay en España y luego tímidamente apoyado por Rajoy, nada de nada. Parece cómo si se los hubiera tragado la tierra. Y no por un apagón informativo, en este caso, que también.

Ibarreche ya ha dicho que lo que quieren para el País Vasco es un República independiente de España y que convocará consulta popular ilegal. Rajoy missing. El Carmelo sigue hundido y sus damnificados silenciados. Rajoy missing. En Cataluña se habla de comisiones de un 3% en la adjudicación de las obras públicas. Rajoy missing. Las Víctimas del Terrorismo despreciadas por el Gobierno. Rajoy missing. La Ley Polanco y la consiguiente dictadura mediática en ciernes. Y Rajoy, missing. El Gobierno tratando de asfixiar a la Comunidad de Madrid, vía MINTRA. Y Rajoy, missing. La bazofia de ideas que nos venden resulta cada día más esperpéntica. Y Rajoy, missing.

En 1996 Jose María Aznar prometía una regeneración democrática total de una España azotada por la corrupción endogámica, el paro, el terrorismo, la falta de libertades individuales… en resumen, acabar con la “dictadura silenciosa” que denunciaba Federico Jiménez Losantos en su libro así titulado.

Pero pasados unos meses, se rindió al Régimen. ¿Recuerdan cuando no quería entregar los documentos clasificados de los GAL a la Justicia?. Ahí comenzó la rendición incondicional. Sumisión total a los poderes fácticos. Manto de silencio sobre la corrupción.

Basta recordar la responsabilidad del Gobierno del PP en el incumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo acerca del “Antenicidio” o cómo Aznar salvó a Sogecable de la quiebra un mes de Diciembre, otorgándole el monopolio de la televisión digital. O la incomprensible retirada de la reforma del mercado laboral, cuando la Huelga General Política convocada por la izquierda había sido un fracaso. O el incomprensible Pacto por la Injusticia, cuando el PP hablaba de dotar de mayor independencia a los jueces; independencia cercenada gravísimamente mediante la LO socialista de 1985. O lo que tardó el PP en emprender la reforma de la educación. Educación que cada día se encarga de “formar” a mayor número de analfabetos funcionales.

España se cuartea y el Partido Popular, único partido nacional que realmente queda, callado. Callado y vilipendiado. Porque por mucho que se plieguen, la estrategia de destrucción de la Derecha desde los poderes fácticos afectos al Régimen, no cesa. Que si el nieto del primo del abuelo del tío, que si cheques al portador en Madrid, que si el AVE no alcanzará los 350 Km/h… al final nos dirán que la economía durante la etapa Aznar fue un desastre y que el paro estaba por las nubes… y el PP seguirá callado. ¡Pero, tontos, sí van a por vosotros igualmente! ¿Es que no lo entendéis? Aquí hay que imponer el PRI mejicano como sea. Y vosotros no entráis en los planes de quien pretende consolidar la dictadura silenciosa para mantenerse décadas en el poder. Sólo Angel Acebes parece haberlo comprendido y así lo denunció en fechas recientes. Claro, que desde ese momento, Acebes es un “ultra”. Un “ultra” que, por cierto, lleva calladito muchos días. ¿Consejo de algún asesor de esos que cobran una millonada y casi siempre se equivocan?

¿Qué le pasa al PP? Sucede que la Derecha está acomplejada por quienes la tildan de franquista, facha, ultra o fascista –elija el adjetivo a placer y aplíquelo en cualquier ocasión- a cualquier hora y sin motivo alguno, en lugar de denunciar, como debería, que el Régimen sigue vivo y cobrando cada día más fuerza por mano del Gran Caudillo y su Partido Único. Empezó el complejo con la tontería esa del “centro reformista” que, igual algún día, alguien nos explica qué es (Me da a mí que no es más que la expresión política del complejo en cuestión).

La media de edad de los diputados populares ronda los 40 años. Es decir, eran niños durante la dictadura. Sin embargo, se rinden continuamente ante el temor de ser tachados de “nietos de Franco”. Estupideces. ¿Es ZP el “nieto de Stalin”? La batalla por las ideas, Don Mariano. ¿Cuándo la Izquierda española va a condenar los asesinatos de la Izquierda? ¿Cuándo la Izquierda española dejará de mirar con simpatía de “demócratas” de la talla de Fidel Castro? Se pasan el día pidiendo al PP que condene a Franco (y mira que lo ha condenado veces ¿eh? Congreso de los Diputados y durante el Gobierno del PP incluído), pero ellos siguen siendo adoradores de totalitarismos varios. Denúncielo. Denuncie el lenguaje de lo “políticamente correcto”, o sea, de la subversión del lenguaje y el finiquito de la libertad de expresión e incluso de pensamiento. Y denuncie que la izquierda no está ungida de ningún tipo de superioridad moral, aunque se lo crea. De la batalla.

Además, a cierto sector de la Derecha le faltan convicciones. Demasiada gente acostumbrada a la moqueta que no quiere “quemarse”. Demasiados asesores aúlicos progres. Demasiada termita de salón. Demasiados políticos profesionales sin preparación. Y cuando alguien se desmarca y demuestra tener convicciones, inmediatamente es tachado de “ultra-derecha” no sólo por la izquierda, sino por esos conspiradores y mediocres que sólo aspiran a mantenerse en la poltrona y ascender en sus puestos. Ambiciones desmedidas sin cimiento intelectual alguno. Su coherencia es seguir viviendo del cuento, pase lo que pase. Que nos lo cuenten a los madrileños...

Muchos de los dirigentes del PP son gente sólida, con formación. Sin embargo, los cargos intermedios dejan muchísimo que desear. Son esas termitas que se arrimaron al olor del sillón. Gente mediocre sin convicción alguna. Mejor estar a buenas con la izquierda y aguantar sus tropelías: “Total, yo no tengo ideas políticas, lo mío es mandar y cuánto más mejor”. Al fin y al cabo, son políticos profesionales y si su carrera termina, les esperan las filas del INEM, porque no han dado un palo al agua, fuera de la política, en su vida.

Y cobardía. Porque hace falta mucho valor para enfrentarse a todo un Régimen. Es más cómodo comer en Jockey que tener que ajustar el presupuesto para llegar a fin de mes. ¡Qué defensa de la libertad! Da pavor.

Lo mejor que tiene la Derecha, sin duda alguna, son su base sociológica y sus militantes. Cuando el PP perdió el pasado 14 de marzo las Elecciones Generales, 25.000 personas acudieron a afiliarse al partido con mayor número de militantes de toda España, aunque ahora el desapego entre las bases y los dirigentes se esté agrandando por la inacción de los mandamases.

Afortunadamente, la base social del PP lo tiene claro: fíjense cómo Manuel Cobo no llegaba ni al 10% de apoyo de las bases del PP de Madrid. Fíjense cómo a pesar de la que estaba cayendo, el PP sacó casi 10 millones de votos. Fíjense cómo a pesar de la estrategia de demolición de la Derecha perpetrada por el PRISOE las encuestas dejan claro que no existe derrumbe electoral de la derecha. Está claro que la “mayoría silenciosa” sigue ahí.

Pero Don Mariano, no se aproveche de ello, ni se avergüence de sus votantes. Y actúe en consecuencia.

Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris