Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Un día menos  

En busca de la otra mitad

Juan Antonio Hurtado
Redacción
viernes, 4 de marzo de 2005, 23:32 h (CET)
Había una frase que solía sermonear Mijail Bakunin “El hombre al nacer es bueno, es la sociedad la que lo hace malo para sus compañeros” Es una frase que suelo utilizar cuando mantengo conversaciones y debates entre amigos, aunque pensándolo mejor, no me atrevo a afirmarla, es mas, no me gusta el hecho de tener que generalizar pues cada persona es un individuo independiente, aunque a la fuerza formemos una masa sin sentido llamada sociedad.

El hombre o mujer al nacer tiene implícito una serie de moléculas que conforman la cadena de ADN, donde viene por herencia lo que mas adelante en su adolescencia y madurez conformaran el temperamento, personalidad, inteligencia y sabiduría del individuo. Al nacer tenemos la mitad de nuestro destino dentro de nosotros, la otra mitad podemos cambiarla o configurarla a nuestro antojo o según el antojo de los acontecimientos que ocurran según el camino elegido frente a cualquier decisión meramente insignificante o terriblemente importante que tomemos a lo largo de nuestra vida. Podemos sentarnos tranquilamente y pensar que haremos con nuestra vida, pensar en la persona que quieres ser dentro de unos años, pero eso no hará que tus pensamientos se hagan realidad, por mucho que confabules con el destino, éste es caprichoso y te pondrá cientos y miles de obstáculos para engañarte y que te equivoques, todo es un juego.

A veces me siento como si jugara una partida de ajedrez y yo fuera un simple peón, de repente una mano sudorosa se avecina sobre mi cabeza, un dedo índice y otro pulgar me cogen suavemente y me adelantan una casilla, a veces me siento simplemente así. Yo no quería ser un peón, yo quería ser algo más, por ejemplo un caballo y moverme a mi antojo y mareando a las demás fichas, hacer lo que quiera, pero no todo es tan fácil.

El ser humano tiene implícito la mitad de su ser dentro de si al nacer, la otra mitad tiene que buscarla a lo largo de la vida, la vida es solo eso, el camino para encontrar la otra mitad que te falta, y en ese camino pasan cosas maravillosas, extrañas, extraordinarias, malas, horribles, terribles, importantes, nulas, fáciles, difíciles, pasan cosas que te forman, para que cuando llegues a una edad razonable y vieja, tengas el tiempo necesario para recordar el camino que empezaste hace mucho tiempo, es cuando empiezas a conocer la nostalgia y melancolía si no tuviste oportunidad en el camino, y recuerdas cada momento feliz o desgraciado de al vida que te hizo evolucionar a otra etapa en la que aprendiste cosas que te sirvieron para llegar a estar hoy día vivo y recordarlo todo como si fueras otra persona o un ente que te mira desde un árbol escondido a 5 metros. Esa es la vida, y tienes que buscarte en ella.

No podemos decir que una persona es buena o mala, que todas esas personas son buenas o malas, además no seria justo atribuirles ese adjetivo, ellos no son los dueños de su destino, ellos no eligieron la otra mitad que venia implícita dentro de si, esa mitad esta tirada en una ruleta llena de azar, esa mitad puede condicionar a la otra mitad por conocer, puede ser un handicap y puede hacerte coger un camino que quizás no deseaste, y es cuando te das cuenta que tu vida no tiene rumbo, que todo esta perdido, y que no hay salida.

Me gustaría darle un aliento de esperanza a todas esas personas que están tristes que se sienten perdidas, quizás alguien pueda leer estas simples palabras que todos algún momento hemos pensado y que no hemos plasmado en ningún papel o que quizás se olvidaron porque llamaban al timbre o el semáforo se ponía verde. Siempre hay una salida, una ayuda, una persona que te ayuda, no perdáis la esperanza, porque no todas las personas en el mundo son malas, puede que a la vuelta de una esquina o en el metro una persona te dedique una mirada llena de brillo y de complicidad, y puede que ese día te sientas mejor y con ánimos de emprender la vida que tu otra mitad no te permitió obtener.

Noticias relacionadas

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García

Entuertos para enderezar

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris