Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   PP   Esperanza Aguirre  

Coherencia de Aguirre

La dimisión de Esperanza Aguirre es una muestra de dignidad política
José Manuel López García
martes, 25 de abril de 2017, 00:00 h (CET)
Se puede estar en desacuerdo con su política o no, pero de lo que no cabe la más mínima duda es de que los controles políticos para no permitir la corrupción no funcionaron.

Y, de una manera clamorosa, parece que nadie se enteró de lo que estaba sucediendo con la financiación presuntamente ilegal del PP. Creo que es exigible que los presidentes de una Comunidad Autónoma estén al tanto de lo que hacen sus hombres políticos de confianza. En su dimisión ha dicho la señora Aguirre que “me siento engañada y traicionada”, algo que se entiende desde un planteamiento ético y también de sentido común, pero que no soluciona el tema de la responsabilidad política.

Es lógico que los partidos del arco parlamentario hayan puesto el grito en el cielo ante lo que está ocurriendo con el partido en el Gobierno. Llevarse dinero a manos llenas con las tramas de corrupción investigadas en el entorno del PP es algo muy grave. Que ya sean 19 los miembros de los políticos del partido Popular que hayan dejado su cargo no significa que se pueda hacer borrón y cuenta nueva.

La regeneración y la eliminación de las prácticas corruptas que ahora toma como divisa el PP es una actitud coherente y legítima, pero no puede hacer que los ciudadanos olviden la gran cantidad de dinero robado al erario público con procedimientos ilegales que están siendo juzgados. La malversación de fondos, blanqueo de dinero, comisiones ilegales, sobornos, financiación ilícita, etcétera, son algo que era habitual durante años y años como está demostrando la investigación policial y judicial con pruebas claras y contundentes que no admiten réplica razonable.

Y que las urnas no castiguen estos hechos de corrupción demostrados es una cuestión que se puede explicar, porque la gente prefiere una relativa estabilidad económica y la prioriza respecto a planteamientos éticos de responsabilidad y cumplimiento de los deberes en el ejercicio del poder. O, al menos, es lo que se deduce, aunque puede haber más explicaciones posibles. Y lo digo con el máximo respeto a los afiliados, simpatizantes y votantes del PP.

La confianza en un partido político creo que se sustenta especialmente en que sus políticos ejerzan su poder y sus funciones con un exquisito cumplimiento de sus obligaciones legales. También reconozco que un argumento muy utilizado por altos dirigentes del PP es que la práctica totalidad de concejales de esta formación son honrados y no han caído en las redes de la corrupción económica y política. Es algo evidente e indiscutible y que no hace falta comentar de forma muy extensa, minuciosa y profunda.

Pero esto no sirve de justificación para lo que ha ocurrido en el pasado reciente y en el presente. La operación Lezo está acaparando también la atención de los medios, porque es otro claro ejemplo de los altos niveles de corrupción que han existido.

Y falta la declaración como testigo del Presidente del Gobierno Mariano Rajoy por el caso Gürtel que es de suponer que será por videoconferencia. De este modo, evita el espectáculo mediático de entrar y salir del tribunal, con las preguntas de los periodistas y el revuelo en los medios de comunicación, especialmente, en los telediarios.

De todas maneras, el impacto de la contestación presencial a las preguntas desde su despacho puede ser un fenómeno político viral también, por lo que se puede deducir del mismo. Partiendo de la presunción de inocencia, ya que responde en condición de testigo para clarificar aspectos relevantes de lo que se está investigando judicialmente. Veremos lo que ocurre.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris