Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A sangre fría  

El texano y el judio

Jesús Nieto Jurado

viernes, 4 de marzo de 2005, 23:32 h (CET)
Es peligrosa la rapidez con la que la ciudadanía, apoyada por los medios de información, olvida o ignora las meteduras de pata de los grandes gobernantes, que pueden oscilar en diversos grados, desde comisiones de 3% hasta genocidios en toda regla, y cuyo ejemplo más flagrante se percibe en las portadas de los diferentes tabloides.

Para esta tesis, sirvan dos hechos capitales de la política internacional en estas fechas, el paseo triunfal de Bush con su oligofrénico rostro por Europa, y la cumbre de Sharm el Shaij, ambos acontecimientos que tienen como protagonistas a gobernantes a los que la ciudadanía pareciese que otorgase un supuesto voto de confianza por percibir un sutil cambio de actitud en sus decisiones.

El problema que manifiesto no puede ser tomado a la ligera, porque resulta alarmante como los periodistas de los medios más moderados depositan en sus editoriales cierta confianza y esperanza en que tanto Israel como USA varíen de la noche a la mañana sus políticas genocidas y criminales, obviando que en la cumbre de Egipto, Israel se comprometía a retirar sus efectivos militares a la par que Sharon denominaba la exangüe defensa del pueblo palestino como terrorismo, en esa espiral de manipulación lingüística que el maestro Grijelmo denomina la “seducción del lenguaje”.

Es, a pesar de todo indignante que se nos presente a la opinión pública a ambos terroristas de estado como dos estadistas moderados y modelados por el arte de la política, cuando en el aire resuenan los disparos y las bombas en Irak , fruto de la búsqueda de Bush del Dorado mesopotámico (armas de destrucción masiva), y el pueblo palestino sigue cercado por el muro de la vergüenza, edificado ladrillo a ladrillo por ese Sharon que recordemos fue el causante de la Intifada al pasearse desafiante por la explanada de las Mezquitas de Jerusalén, y responsable máximo de las matanzas de Sabra y Chatila.

Además, no pensemos que Bush vuelve al viejo continene para un mayor diálogo, muy al contrario, la desafortunada visita de Walker Bush se debe al búsqueda de apoyos con las que sufragar la infausta invasión irakí, mientras el canciller alemán le baila el agua al texano, y ZP recibe los aplausos de la derecha gala.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris