Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Reliquias

Manuel Alcántara
Redacción
viernes, 4 de marzo de 2005, 23:32 h (CET)
La célebre y justamente celebrada casa de empeños artísticos Sotheby's está batiendo su plusmarca de fetichismo. Allí lo mismo se subasta un Van Gogh que un suéter de franela que haya abrigado un torso ilustre. Se cotiza más, por supuesto, un dibujo de Picasso a plumilla que una meada de Picasso, pero ambas cosas tienen su valoración. Muchos inmerecidos nuevos ricos ansían tener en el comedor de su casa algo que no tengan otros nuevos ricos. Hay gente que ha pagado una millonada por una horrenda acuarela de Hitler o por un presunto botón de la guerrera de Napoleón, que al parecer tenía la costumbre de introducirse la mano en el pecho, como pretendiendo robarse su propia cartera.

La beatería cultural propicia estas cosas. No son de extrañar. Más raro es que se veneren circulares trocitos del divino prepucio o plumas que se le cayeron al arcángel San Gabriel al pasar por aquella estrecha puerta, cuando anunció a la Virgen María su dichoso estado de buena esperanza. ¿Quién no es fetichista? Un pelo de la barba de Juan Ramón Jiménez sería conservado por mí en una minúscula urna. Y no digamos una colilla de don Antonio Machado o un trozo de las gafas de Quevedo, que luego se llamaron quevedos, antes o después de llamarse gafas. Las cosas tienen espíritu y además tienen la ventaja de que se están quietas. Se supone que sufrirán un alto grado de desconcierto cuando desaparezcan sus dueños, pero quizá haya que ponerle límites a su culto. Para no agobiarlas.

Acaso nos permita una vaga aproximación a la estupidez humana saber que en Sotheby's se han vendido por altísimas cantidades 700 objetos personales del presidente Kennedy y de su esposa Jacqueline. ¿Cómo se pueden tener tantos objetos personales, a no ser que se delegue en otras personas? Pero quizá no sea esa la pregunta, sino cuántos tontos hacen falta para que una subasta constituya un éxito sin precedentes.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris