Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Televisión y Medios

Etiquetas:   Crítica de televisión   -   Sección:   Televisión y Medios

Espinoso

Javier Esparza
Redacción
lunes, 11 de abril de 2005, 11:03 h (CET)
Memoria de España' ha llegado a su tramo más espinoso: el periodo que lleva de 1923 a 1939. ¿Qué difícil es todavía contar todo esto! El propio guión, no sé si por mano de García de Cortázar, prevenía sobre las heridas que la Guerra Civil iba a dejar en varias generaciones. Son esas heridas las que hacen imposible, aún hoy, contar las cosas sin prejuicios. A falta de desinhibición, el guión de 'Memoria de España' optó por intentar no pisar callos: repartió caña y crema a partes iguales, buscando una explicación equilibrada de ese gigantesco desequilibrio que fue la España de entonces.

Laudable propósito, pero el espectador que se acercara desde el desconocimiento -por ejemplo, un estudiante de dieciséis años- no habrá entendido nada. ¿Cómo es posible que de repente venga una dictadura como la de Primo de Rivera y que, además, la apoyen los regionalistas catalanes, primero, y los socialistas después? ¿Cómo es posible que esa dictadura obtenga logros económicos, políticos y sociales notables -'Memoria de España' los reconoció sin empacho- y, sin embargo, de súbito se precipite en la ruina y, con ella, arrastre a la monarquía trayendo una república?¿Cómo es posible que un partido gane las elecciones en 1933 -la CEDA- y, sin embargo, no se le permita entrar en el Gobierno? ¿Cómo es posible que la oposición reaccione organizando nada menos que un golpe de Estado revolucionario en 1934?

Por supuesto, hay respuesta para esas preguntas; pero dar razón exacta de la continua sinrazón exigiría tal cantidad de explicaciones que no cabrían en un programa de cincuenta minutos, ni siquiera en uno de ciento cincuenta. Y al hablar de todas esas cosas a fondo, inevitablemente habría alguien que se sentiría aludido, incluso condenado, probablemente ofendido. Y es que esa parte de nuestra biografía común no es propiamente historia; es todavía memoria, es decir, un recuerdo plagado de sentimientos personales.

Noticias relacionadas

Así fue el paso de Kiko Rivera por 'Tu cara me suena'

Acompañando a David Amor en su actuación

El Festival de la Publicidad y el Lujo vuelve a Marbella el 15-D

Más de 700 personas se darán cita en los Luxury Awards

Entregadas las Antenas de Oro, que reconocen la labor de los profesionales de la radio y televisión en España

Anne Igartiburu y Ramón García darán las Campanadas de 2017 en TVE

Quinta vez en que forman pareja

Ricardo Darín y Michelle Jenner brindan con Freixenet

En la campaña de Navidad 2017
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris