Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Un oficio duro

Manuel Alcántara
Redacción
jueves, 3 de marzo de 2005, 23:53 h (CET)
No es que el señor Pasqual Maragall me provoque una simpatía vehemente. Me parece un zorrito plateado que va siempre a lo suyo, que no es lo de todos. Además no le entiendo la mitad de lo que dice cuando habla en el idioma de Cervantes y mucho menos de la cuarta parte cuando habla en el idioma de Pla. Pero, por una vez, me ha suscitado una cierta compasión al ver esa fotografía en la que aparece abatido, tapándose el rostro con las dos manos porque no tiene más.

La crisis abierta por el hundimiento del barrio del Carmel, el Carmelo para los íntimos, que provocó el desalojo de mil personas, ha suscitado un áspero debate parlamentario y Pasqual se fue de la 'muí'. Acusó a CiU del cobro del 3% de comisiones en las obras públicas. Se formó la gorda, como siempre que una verdad escueta se arriesga a comparecer bruscamente en determinados ámbitos. Maragall tuvo que rectificar para salvar el Estatuto, que al fin y al cabo le importa más que los vecinos.

Se buscan culpables. Siempre que algo sale mal tienen que rodar cabezas, sin tener en cuenta ni su responsabilidad ni su contenido, pero la corrupción es bicéfala, ya que todo corrupto precisa de un corruptor. De momento se ha suspendido el contrato con las constructoras y se ha aceptado la dimisión de dos altos cargos. Nadie debe extrañarse de que paguen justos por pecadores: son piezas más raras. Pecadores hay muchos y los justos escasean. Eso hace que los trofeos sean más valiosos.

El hundimiento del túnel puede meter en otro, aún más oscuro, a algunos políticos. Todos han salido agrietados, como los pisos del barrio. El presidente de la Generalitat por hablar con ligereza y sin pruebas y Artur Mas por acudir al chantaje inmediato y amenazar sobre la marcha. Hay que reconocer que han elegido una profesión tan dura que requiere una similar dureza facial, pero la pela es la pela y el 3% es el 3%. Ni más ni menos. Más.

Noticias relacionadas

¿Qué democracia es la que se inventan los soberanistas catalanes?

“Tres notas definen, a mi juicio, la democracia: participación activa de todos los sectores sociales en la tarea del poder; respeto auténtico, no retórico, por los derechos humanos; superación del nacionalismo belicoso” Joaquín Ruiz Jiménez

Ética o vida

La ética cristiana tiene buenos propósitos pero no proporciona fuerza para cumplirlos

El silencio cobarde

¿Alguien me puede decir que medidas ha tomado el Gobierno de Pedro Sánchez para perseguir y castigar a quienes han invadido violentamente nuestro territorio?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXII)

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXI)

Dejémonos observar, cultivando los sueños

Cualquier análogo a nosotros es una escuela de vida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris