Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

El deporte se pudre

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 2 de marzo de 2005, 23:59 h (CET)
Hoy día cada acción o cada paso que damos tiene implícita directa o indirectamente una ideología, esta ideología puede ser política o filosófica, pero todo lo que hacemos conlleva una de las dos. Todo lo que hacemos es por algún interés oculto o n o tan oculto a la vista de unos ojos avispados, todo tiene un por que y un cuando, todo tiene sentido.

Puedes mirar alrededor tuya y decirte a ti mismo al pensar, que hay cosas que han cambiado, que antes eso no era así, y que todo va a peor, es una idea que quizás muchas personas la tengan en mente, pero pocos se atreven a comentar. Yo por ejemplo veo deporte, me gusta practicarlo y verlo, te identificas con un equipo o una selección y pasas un buen rato viéndolo con tus amigos, es un hobbie que quizás adormece las mentes que deberían estar mas bien ocupadas en buscarse un trabajo y dejar de abandonar el sofá manchado de cerveza mientras a la misma vez dejamos de preguntarle a nuestra pareja si le ha llegado la carta del paro. Quizás el deporte nos adormece y nos obnubila la mente frente a problemas mas importantes que deberíamos solucionar. De todas formas el deporte es algo arraigado en la sociedad, casi todo el mundo ve o practica alguna clase de deporte. El problema viene cuando la ideología política y económica interfiere en él, es cuando podemos ver las cosas de otra forma. Por ejemplo yo me pregunto muchas veces que pasa en Estrados Unidos de Parte de América del Norte y Cuba con respecto al béisbol, donde en vez de sentarse en una mesa el señor Fidel y el señor Bush para arreglar sus diferencias, prefieren estos dos individuos realizar un partido de béisbol entre sus naciones, lo cual hace crecer la incertidumbre y empeora las relaciones diplomáticas.

Otro asunto que no me hace ni pizca de gracia es el fútbol en general, yo el único que conozco es el español, y veo cosas raras. Veo penaltis pitados 1 metro antes de llegar al área, veo tarjetas rojas al jugador mas desequilibrante del equipo una semana antes de recibir a determinados equipos, veo cosas raras en general en el fútbol español, pero lo peor no es que las cometan determinados individuos que tienen tomada por las riendas el destino de la liga nacional, como si todos fuéramos marionetas, lo peor de todo es que ellos hacen las reglas conforman los organismos que se regulan a ellos mismos, y es una tela de araña que tienen bien tejida, una corrupción que es difícil de disimular. No es posible que un arbitro por nombrar a algunos de estos individuos, haga mal su trabajo y a la semana siguiente vaya a trabajar y encima cobre, veamos un momento, si haces mal tu trabajo queriendo y sabiendo que dañaras a un club y a sus miles de aficionados en todo el mundo creando una tristeza llena de rabia y odio a la vez debido a la injusticia cometida una y otra vez contra el mismo objetivo ¿Te deberían de despedir o no?

Para finalizar, decir que hoy día los clubes ya no son lo que eran , hoy día son empresas que buscan beneficios a cambio de publicidad y marketing, es una empresa mas, pero es una empresa de juego, que juega no con la pelotas, sino con los sentimientos de millones de personas, y por todo esto, debería de tener mas consideración con nosotros, los aficionados, porque sin nosotros, las camisetas de Beckahm no se venden, los campos no se llenan y nadie haría la ola, así que señores empresarios del mundo futbolístico, no espero que lo arreglen todo, solo espero que lo disimulen mejor.

Noticias relacionadas

¿Cuántos muertos palestinos puede aceptar el mundo sin inmutarse?

Netanyahu y la manipulación del miedo

Hay que recuperar la perspectiva familiar

El Instituto de Política familiar ha presentado su informe sobre la Evolución de la familia en Europa ante el Parlamento europeo

La “manada” y Bankia

Dos sentencias que muestran la inquietante fragilidad de nuestro Estado de Derecho

En misión de santidad

E. Barrull, Girona

España no merece semejante calvario

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris