Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Reportaje / Fútbol - Malaga   -   Sección:  

El mister tranquilo

David Camín Martínez
Redacción
martes, 19 de abril de 2005, 11:14 h (CET)
En el momento que Antonio Tapia comenzó su trayectoria como entrenador, algunos jugadores se sorprendieron de sus métodos. El técnico ahora del Málaga se asemeja más a un entrenador de fútbol americano que de 'soccer'. Aparecía por los campos de trabajo con una gorra calada hasta las cejas y micrófono incorporado. Mediante un altavoz, transmitía las órdenes a sus pupilos, ya que sufre problemas en la voz. Pero del cachondeo propio por la estampa de Tapia (Baena, Córdoba, 1959) se acabó a la hora de ponerse a trabajar.

Los resultados están acompañando los novedosos métodos de entrenamiento. Con el micro pegado a la boca, el entrenador cordobés no duda en parar los entrenamientos para 'perder' unos minutos en explicaciones a sus pupilos. Éstos escuchan atentamente las explicaciones de un hombre curtido en las categorías inferiores del fútbol andaluz. Su oportunidad llegó el 12 de enero, cuando la directiva malacitana le buscó en el filial como el último flotador para intentar salvar del naufragio el barco semihundido por Gregorio Manzano. Una embarcación en la que el entrenador jienense se quedó solo, sin saber comunicarse con la plantilla, sin encontrar un estilo de juego y perdido en la clasificación.

El Málaga de Manzano logró 15 puntos en 18 encuentros. En 7 partidos, Tapia ha sumado 16 puntos y se ha convertido en el mejor equipo en ese periodo de tiempo, incluido el Barça. Además, cosechó este domingo la mayor goleada de la Liga (1-6) ante Osasuna, también el más fuerte varapalo recibido por los rojillos en El Sadar en toda su historia.

Receta simple
Su receta ha sido simple: un poco de confianza, mejor trato del balón y poner a cada jugador en su sitio. Con estos ingredientes, el Málaga ha renacido de los puestos de descenso hasta las posiciones más tranquilas de la tabla. Con estos mismos productos, obró sus milagros en el Poli Ejido (1997-2002) y en el Málaga B (2002-05). Tapia cogió a los almerienses en Tercera y los subió hasta Segunda A. Algo parecido sucedió con el filial malagueño, que consiguió hace dos temporadas el ascenso contra todo pronóstico y que ahí se mantiene gracias al silencioso trabajo de Tapia que recientemente asumió Bakero.

Antes, este licenciado en Educación Física y Deporte y diplomado en Fisioterapia, había aprendido el oficio en el Mijas, Fuengirola -del que fue jugador- y Los Boliches. Fue segundo entrenador del Málaga tanto de Pepe Cayuela como de Ismael Díaz, con quien se fue al Cádiz para intentar el ascenso en la 1996-97. Fracasaron en su tentativa y el equipo técnico fue destituido. Desde entonces, Antonio Tapia ha sido un hombre de grandes ciclos. Un hombre tranquilo que apuesta por la humildad y recuerda día a día que su equipo tiene virtudes pero también, grandes limitaciones.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris