Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

El diario sí hablaba de ti

Jesús Nieto Jurado

lunes, 28 de febrero de 2005, 23:46 h (CET)
Hoy los periódicos hablarán de los atentados en Irak, de la previa de la liga o de los afanes independentistas de Rovira y de Ibarretxe, pero a fecha de hoy, en plena agonía del loco mes de febrero, el columnista melancólico, hastiado de la política, opta por desintoxicarse con el noble arte de la poesía, y más concretamente en el disfrute de uno de nuestros grandes maestros contemporáneos, Joaquín Sabina.

Soy consciente de que la comparación de Joaquín Sabina con Lorca o Manrique pueda parecer desafortunada a quienes desprestigian el oficio de la canción, pero únicamente aquellos que aman profundamente el verso sabiniano pueden establecer estas justas comparaciones.

Conocí al flaco una gélida noche malagueña, de esas en que la humedad mediterránea cala hasta los huesos, en una de las contadas apariciones públicas del maestro, coincidente con la presentación de su libro “Ciento volando de catorce”, y supuso para mí el encuentro con quien había sido el referente sonoro y literario de mis primeros fracasos amorosos, que no serían los últimos; la banda sonora de las noches en vela del adolescente que, incomprendido y curtido en las desdichas del corazón, hallaba en la voz afónica y en la sempiterna guitarra un oasis de comprensión y amparo ante lo infernal del presente.

Quizá, al igual que yo mismo, en los rincones del planeta donde se parla la lengua de Cervantes, miles de adolescentes sentían latir al galope el corazón con los acordes y con la poesía del olvido de la maravillosa “19 días y 500 noches”.

Pero el tiempo huye, y de esa primera y neófita aproximación a Joaquín Sabina, el hombre, según la vida se diluye, aprecia los matices que “el Flaco” regala a su vida, y es de esta manera como la música, la poesía y el ser de Sabina se apoderan del alma, mientras la existencia es continua en sus cornadas a golpe de desengaño, cuernos y fracaso.

El genio de Úbeda es la suma de esa España castiza, moderna, sociata, progre o pepera que agradece la rebeldía del chico malo, que aprecia la mala vida de Sabina como ejemplo de simpático comunista. Pero es esta una interpretación errónea acerca del ser y el escribir de Joaquín, quien me confesó que sus mejores publicistas eran los críticos.

He aquí por tanto esta humilde columna, que más que motivada por la puntualidad que acostumbro con “vuesas mercedes”, se debe a una deuda que mantenía con mi maestro Joaquín desde aquella noche en la que acudí a la presentación de su libro como periodista y salí como poeta en grado de tentativa.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris