Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Redes Sociales   Social   -   Sección:   Opinión

La muerte y el Twitter

Cada vez que muere alguna persona conocida las redes sociales nos dan una imagen clara del vertedero moral que es esta sociedad en la que nos ha tocado vivir
Iria Bouzas Álvarez
@iriagal
martes, 11 de abril de 2017, 00:09 h (CET)
Por desgracia el fallecimiento de la ex-ministra Carme Chacón no ha constituido una excepción a esta sensación de que nos rodea una falta de humanidad que es lamentable.

Leyendo algunos comentarios del Twitter es imposible no percibir la indigencia moral de algunos desgraciados que revistiendo su maldad, su odio y su podredumbre interior de lucha ideológica han vomitado frases hacen revolverse a cualquier persona de bien que tenga el infortunio de leerlos.

Llevo dos días preguntándome qué clase de vida llevarán esas personas que lejos de empatizar con la familia y amigos que han perdido a un ser querido, son capaces de erigirse en jueces de la moral que dicta quienes pueden ser alabados en el fin de sus días y quienes deben ser insultados o vejados.

Es obvio que estamos hablando de personas que tienen que llevar vidas muy miserables. Si sus almas son miserables es harto improbable que sus vidas lleven un camino mucho mejor que el de la mediocridad y la oscuridad.

No me cabe duda que las redes sociales, además de para muchos otros menesteres, funcionan también como vía de desahogo para personalidades un tanto sociopáticas y con un odio tan inmenso contra ellos mismos que necesitan exteriorizarlo y mostrarlo al mundo transformado en odio hacia los demás. Supongo que cuando eres un ser que no soporta mirarse al espejo sin sentir repugnancia necesitas buscar figuras a las que vilipendiar en un intento de que la sociedad odie a los demás como tú, te odias a ti mismo.

Sea como fuere, me quedo con la gente decente. Porque gente decente es aquella que entiende que el debate ideológico deja de ser una pelea cuando estamos hablando de la vida, el bienestar o la dignidad de otros seres humanos.

No sólo ha fallecido una ex-ministra. No sólo ha fallecido una ex-política. Da igual si ideológicamente coincidíamos o no. Da igual si compartíamos con ella todas las medidas que tomó o todas las políticas que llevó a cabo.

Ha muerto una persona. Una mujer que era madre, familiar, amiga y compañera de otras personas. Personas, que hoy sentirán un dolor que cualquiera que tenga un poco de corazón puede entender.

Parece incomprensible que a estas alturas de la película la gente decente ya no esté pidiendo ni siquiera comprensión, es que simplemente pedimos respeto.

No quiero terminar de escribir este artículo sin dar mis más sinceras condolencias a todos los allegados de Carme Chacón.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris