Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Balonazos   -   Sección:  

Guerras frias

Juan Arbide
Redacción
lunes, 28 de febrero de 2005, 02:35 h (CET)
Al terminar el partido disputado hace una semana en San Sebastiàn, el tècnico del Sevilla, Joaquìn Caparròs, asegurò que su equipo andaba "justito" de gasolina. No pasaron ni 48 horas para que su presidente, Josè Marìa del Nido, replicara al entrenador, garantizando que el equipo tendrìa "combustible" necesario para derrotar el jueves a Panathinaikos. El Martes, Caparròs matizaba sus declaraciones iniciales. La guerra frìa era patente.

El vivido la pasada semana no es màs que un episodio destacado dentro de la particular relaciòn que mantienen tècnico y presidente. Del Nido y Caparròs no entienden el fùtbol de la misma forma, a diferencia de lo ocurrido hace cinco años, cuando el anterior mandatario, Roberto Alès, eligiò al entrenador onubense para subir a primera.

Las diferencias se agrandan entre ambas partes. Hace tres semanas, en el aeropuerto de Pamplona, minutos despuès de padecer la dolorosa eliminaciòn ante Osasuna en los cuartos de final de Copa del Rey, competiciòn en la que el sevillìsmo habìa depositado grandes esperanzas en el año de su centenario, se viviò una escena significativa.

Monchi, director deportivo, Josè Castro, vicepresidente y otros consejeros, atendìan cabizbajos a la sentida charla de su presidente que, gesticulando, rumiaba como podìa la derrota. A unos metros, Caparròs, con la sòla compañìa del preparador fìsico, Ramòn Orellana, pasaba su particular quinario.
Los aficionados màs radicales, que embarcaban en esos momentos, calificaba a los jugadores de "mercenarios", mientras otro grupo de seguidores pensaba de manera bien distinta.

¿Podrìa ser èste segundo grupo de sevillìstas el màs cercano a las ideas de Del Nido?. ¿Se han cansado en Nerviòn de Joaquìn Caparròs?. En el fùtbol, como en la vida, los ciclos se acaban y aunque en el caso del tècnico sevillìsta muchos vieron su techo hace dos años, cuando su equipo se quedò a las puertas de jugar la Uefa, la pròrroga le ha llevado, al menos, a seguir dos temporadas màs con guarismos casi incontestables.

Caparròs no quiere oir hablar del tema hasta el 30 de Junio. Hasta entonces, vayan las cosas como vayan, tendrà que seguir aguantando a su particular "oposiciòn". Pocos, por no decir ninguno, tienen la posibilidad de influir en la decisiòn final que tomarà el presidente, pero convendrìa recordar a cierto grupo de desmemoriados que la dècada pasada, con mundialistas en el campo y en el banquillo, la gente echaba chispas cuando terminaba el campeonato sexto.

Los descensos bañaron de humildad a grada y directivos, pero las tardes de gloria han cambiado el panorama. ¿Se ha asumido la grandeza antes de tiempo?
¿Es justo el sevillìsmo con el papel de Caparròs?.¿Ha vuelto el aficionado rojiblanco a ser uno de los màs exigentes de primera?. Yo creo que si. Los nùmeros hablan y por ello el tècnico merece respeto. La cuestiòn es calificar con sentido los objetivos planteados. Pero eso, queda para otro dìa.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris