Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Un millón de pisos

Manuel Alcántara
Redacción
lunes, 28 de febrero de 2005, 02:35 h (CET)
Nadie puede dudar de que estaba en lo cierto la ministra de la Vivienda, María Antonio Trujillo, cuando dijo que empezaban a notarse los efectos de su gestión: los pisos han subido un 17 por ciento, los nuevos, y un 19 por ciento los usados. El Fondo Monetario Internacional alerta de la burbuja inmobiliaria española y vuelve a advertirnos de las desastrosas consecuencias que puede tener el 'boom' inmobiliario, que perjudica a todo el mundo salvo a los constructores. El 'boom' es culpable del endeudamiento doméstico, aunque garantice, como contrapartida, la cohesión de la pareja, ya sea la que forman hombre y mujer, como era habitual en tiempos que no hay que echar de menos, ya sea la constituida por personas del mismo sexo. La familia que paga una hipoteca unida permanece unida.

Tanto Pedro Solbes como María Antonia Trujillo descartan rupturas en la fiscalidad de la vivienda y mientras crece su optimismo los precios siguen subiendo. Confían en la desaceleración y esperan que se produzcan los descensos de manera «paulatina y suave». No vaya a ser que si los pisos bajasen de precio bruscamente se crease un malestar tan grande en los compradores que pudiera desembocar en una huelga.

La creación de la Agencia Pública de Alquiler, aunque lleva cinco meses de retraso, ya está dando sus frutos, aunque sólo en forma de promesas. Como decía el sabio y cínico viejo profesor Tierno Galván, la política en nuestra época ha dejado de ser una política de ideales para convertirse en una política de programas. Hay que saber embaucar a la gente con ofrecimientos. Allá los que se los crean. Además, nadie se ha arruinado, que se sepa, por prometer cosas, ni casas. La señora ministra Trujillo prevé que se sacarán al mercado un millón de pisos vacíos. Es de suponer que todos muy céntricos y no con vistas a otros pisos, sino con vistas a hermosos jardines. Es cuestión de paciencia. Hay que comprender que los objetivos cercanos están siempre muy distantes.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris