Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Farenheit 451

Santiago González
Redacción
lunes, 28 de febrero de 2005, 02:35 h (CET)
Aquí todo llega con retraso. Treinta años después de haber visto en el cine 'El coloso en llamas', el espectacular incendio del Windsor hacía realidad cinematográfica en Madrid la ficción dirigida por John Guillermin. Con dos novedades: la primera es que en la versión madrileña fue todo tan rápido que sólo daría pie a un cortometraje. La otra, que el misterioso asunto de las sombras que se paseaban por el edificio como Pedro por su casa, aproxima lo del Windsor al género fantástico.

Sin embargo, nunca es tarde si la dicha etcétera. La biblioteca de Bidebarrieta se dotará de un sistema contraincendios que es la última palabra para proteger del fuego los fondos bibliográficos que guarda la biblioteca municipal.

No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros, escribió Sartre. Lo que tienen las catástrofes, es que, generalmente, todo en ellas se da por añadidura: los otros y el fuego. Estar entre dos fuegos se llama la figura y ustedes perdonen, pero es que hay días que uno se levanta con una cierta inclinación hacia la frase hecha.

Sabemos, gracias a Ray Bradbury, -y a Truffaut-, que la temperatura a la que arden los libros es 451º Farenheit, aunque no sabemos cuál es el grado de humedad necesaria para estropear los mismos libros. En consecuencia, después del verano vamos a contar con un sistema contraincendios en consonancia con los requisitos que hace cuatro años establecía el Comité Científico de la Conferencia Europea de Archivos. El dispositivo integra sensores para la detección precoz del fuego, un sistema de megafonía para dar el queo y boquillas aspersoras de agua nebulizada, sistema que reduce al 10% el agua necesaria para apagar un incendio. Son estándares europeos. Para sí los hubiese querido la Biblioteca de Weimar, declarada por la Unesco patrimonio de la humanidad, que perdió, pasto de las llamas, 50.000 volúmenes.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris