Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Y a eso le llaman democracia los del PSOE?

En España no se puede decir que carezcamos de problemas ni que los que nos gobiernan regateen a los españoles motivos para estar preocupados
Miguel Massanet
martes, 31 de mayo de 2011, 06:55 h (CET)
Por si no nos bastara el tener que estar pendientes de la evolución de nuestra economía; la situación de los desempleados; si se coloca o no nuestra deuda, pública y privada; la estabilidad de nuestro empleo o la congelación de nuestras pensiones; nos toca, por añadidura, estar alerta ante la reacción del PSOE frente al monumental varapalo que le han propinado los españoles con motivo de las pasadas elecciones municipales y autonómicas.

Y digo que deberemos estar alerta porque, estos que han sido incapaces de dar una a derechas (es, por supuesto, una frase hecha), se convierten en unas verdaderas hienas cuando perciben que están a punto de perder el poder y que, este vuelco electoral, sea el preludio del batacazo irremediable que les espera cuando lleguen las elecciones de marzo del 2012; o antes, si no les queda más remedio que adelantar los comicios ante el clamor de los españoles pidiendo el cambio de Gobierno. Lo que les irrita es que, no pueden buscarse ningún subterfugio válido detrás del cual escudarse, para justificar la derrota, cuando se han pasado todo el tiempo criticando al partido de la oposición, intentando echarle las culpas de los continuos errores que han ido cometiendo a lo largo del tiempo que llevan gobernando el país.

Lo que sí resulta palmario es que el bluf de que, en el PSOE, existía más democracia interna que en el PP, ha resultado ser una de tantas mentiras con las que han querido engañar al pueblo español. Este aparente ejercicio de libertad e igualdad de oportunidades del que tanto se han vanagloriado, no ha sido más que un invento que se ha derrumbado a la primera ocasión en que se ha tenido que poner a prueba.

Estas “primarias”, de las que tanto han alardeado, esta libertad para concurrir a presentar su candidatura cualquier miembro del partido que quisiera hacerlo (siempre que tuviere los avales requeridos) parece que ha quedado sustituida o, al menos, fuertemente matizada cuando, desde el órgano de gobierno del PSOE se designa, por “real decreto” de los barones y el Presidente, al miembro del Ejecutivo que ellos han decidido que sea el candidato que, naturalmente, será el señor Rubalcaba (el que amenazó con dimitir si la señora Chacón mantenía su pulso para dicho cargo).

Sí, ya sé, han dicho que se van a celebrar las primarias pero, señores, con semejante declaración de Pepe Blanco: “Nos sentimos unidos…para respaldar a quien más quiere nuestra gente y al que más temen nuestros adversarios, al mejor candidato: Alfredo Pérez Rubalcaba”, ¡quién va a ser el guapo que ose levantar la mano para promocionarse! Lo que no sé es cómo sabe Blanco que “la gente” quiere a Rubalcaba y no a otro sin haberlo consultado.

Ya se sabe que no se le puede pedir al señor Blanco demasiada objetividad o algo de diplomacia y menos un mínimo de coherencia en sus alocuciones, porque sería tanto como pedirle a alguien que nos alcanzara la Luna; pero, si esta es la actitud de un órgano ejecutivo del partido, que presume de imparcial y que quiere dar oportunidad a quienes lo deseen de presentarse a las primarias, en igualdad de condiciones que el resto de aspirantes; para elegir, de entre todos ellos, al más capacitado para el cargo; mucho nos tememos que este sistema utilizado en esta ocasión, para favorecer al señor Rubalcaba, no es más que una de las múltiples variedades de lo que se ha dado por calificar de “designación a dedo”.

Es muy curioso que ni ZP, ni Blanco ni ninguno de los que han salido en defensa de la candidatura del señor Pérez Rubalcaba, haya regateado elogios y alabanzas, flores y cumplidos para con el personaje, pero creo recordar que no he podido escuchar que nadie dijera de él que va a ser el gobernante capaz de sacar a España del lodazal (algo en que, por cierto, ha contribuido eficazmente a que así sea, el presunto candidato). Y, señores, ¿de aquel Congreso extraordinario del que se hablaba para que todos pudieran poner al descubierto las carencias, los errores de enfoque, las desviaciones, los trapos sucios, las incapacidades de determinados miembros de la Administración y los líos con la Justicia de varios de los cargos electos del PSOE, qué se ha hecho? Nada de nada, no interesa, se trata de seguir en la misma línea hasta que llegue la fecha de las próximas elecciones ¡si es que conseguimos llegar sin que España haya caído en quiebra soberana! ZP, no quiere congreso y ¡basta!

Porque, señores, lo que se sabe de Rubalcaba es que es una químico, un señor hábil en manejarse en los entresijos de la política y, recientemente, ¡un “experto en leyes” y en dar lecciones, a los expertos en ellas, de cómo entenderlas y cómo aplicarlas! También se sabe que ha conseguido esquivar aquellos casos en los que tuvo, necesariamente, que participar o, al menos, por su cargo, estar al tanto de ellos. Nos podríamos remontar al caso de los GAL, cuando gobernaba Felipe Gonzáles o a los casos de los etarras Lasa y Zabala, sin que nos podamos olvidar del que, todavía, colea en los juzgados, este oscuro, preocupante, complicado y evidentemente, politizado caso Faisán; del que es muy posible que, nuestro nuevo candidato, sepa más de lo que dice y esconda más de lo que la justicia le pide que aclare.

En todo caso, si en materia de terrorismo, por activa y por pasiva, podríamos decir que el señor Rubalcaba es un experto; nos quedan serias dudas de si, en el puesto de presidente del gobierno español, este señor daría la medida. No le vemos con la pericia y experiencia necesarias, si no queremos hablar de su escasa preparación en temas financieros o económicos, para tomar el timón de la nación y conducirla, previamente haber desarbolado parte del entramado socialista que él ha contribuido a crear, hacia
la senda de la recuperación lo que, como ya todo el mundo sabe, va a requerir un esfuerzo sobrehumano, el tomar medidas muy poco populares y el conseguir reactivar nuestra economía, si es que queremos que el desempleo que nos agobia vaya disminuyendo en lugar de ir creciendo, como ocurre en la actualidad. Da la sensación como si, para el PSOE, fuera el último recurso, ante lo que se ven venir en las próximas elecciones, para intentar atemorizar con el ¡qué viene el lobo!, a los del PP, “echándoles” al ruedo a un Miura astifino y resabiado que, con su sola presencia, haga huir hasta a los monosabios. Sin duda, los que piensen así, no han visto al señor Rubalcaba en el Parlamente, desencajado y acosado a preguntas sobre el caso Faisán, desde las filas del PP por el señor Lázaro. Quizá, la valoración que hicieran de este comodín, que se han sacado del bolsillo unos derrotados y desesperados dirigentes del PSOE, no fuera tan favorable y, es posible que cualquier esperanza de que este señor vaya a ser capaz de darle la vuelta al signo de cambio que han señalado, masivamente, los españoles en estas últimas elecciones; para el año 2012, si no es que ocurra un cataclismo político, va a adquirir unas proporciones tales que, comparado con los obtenidos por la derecha este mes de mayo, serían como la diferencia existente entre una subida de marea y un tsunami.

Y una advertencia, señor Rubalcaba, usted ha dicho que “Un Gobierno que aprueba leyes es un Gobierno estable”. Está bien como ocurrencia, pero yo le corregiría diciendo que: un Gobierno no se mide por el número de leyes que promulga, sino por la calidad de las mismas, su utilidad para el bienestar ciudadano y la ética y moral de sus contenidos, algo que, desgraciadamente para España, no se ha dado en la mayoría de las que su gobierno socialista ha emitido, O eso es lo que pienso al respecto.

Noticias relacionadas

¿Se atreverán a cometer la gran traición?

No te odio, sólo estoy decepcionado. Te has convertido en todo aquello que dijiste nunca serías. Autor Desconocido

Un caminante sin amor es como un río son agua

Vivimos en la necedad y en el engaño

Que no nos toquen los...

Los españoles somos indisciplinados, anárquicos, iconoclastas, broncosos, dejados, veletas… Aplaudimos a los mismos que denostamos; subimos a los altares a los que crucificamos. Somos… españoles

Descontrol total en Cataluña

Parece que el Gobierno sopesa aplicar una intervención mínima y espera que Puigdemont dé marcha atrás

El separatismo atrapado en el cepo. El Gobierno debe decidir

La incomprensible insistencia de Sáez de Santamaría en diálogo, diálogo, diálogo... no se entiende
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris