Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Epílogo breve de la noche electoral

Francisco Bono (Democracia y Libertad en el PP)
Lectores
@DiarioSigloXXI
lunes, 30 de mayo de 2011, 11:30 h (CET)
Del rojo pasamos al azul, verde mediante, que si Cascos ganó las primarias en Asturias, Esperanza alcanzó unos máximos históricos en Madrid. Génova 13, Gracias. Foto cara a la galería; Pío y Soraya en los extremos, Cospedal donde tocaba, en Castilla-La Mancha, y en el centro de la escena, el yin y el yang acompañando a un Mariano más espectador que protagonista. Gallardón discrepa, “hable usted”, “no usted”, Aguirre se retira con elegancia, sabedora de que siempre es mejor conservar la última palabra. Alberto inicia el discurso con una voz torcida. Su victoria sabe a limón, excitante pero ácida, así también sus palabras reflejan su nueva posición en el partido. Alberto se esconde tras la sombra de un Rajoy renacido, más delgado, con sus gafas de diseño, su barba perfilada y su sonrisa forzada. Ruiz-Gallardón felicita y adula, porque un posible ministerio bien vale una muestra pública de confusa fidelidad, ¿o no?

¿Y Esperanza?, impertérrita, observa con sus ojos de mujer inteligente (yo prefiero adularla a ella). Cauta, aguardaba su turno hasta el aplauso y el abrazo que ponía fin al primer acto, muestra de “amor” entre Mariano y Alberto. “Te has pasado”, debió pensar el líder del P.P. Euforia, excesiva euforia demostró el eterno delfín, demasiada para lo que se les avecina. Porque quien gobierne España deberá acometer no sólo reformas económicas, sino constitucionales. ZP ha dejado nuestra nación dividida, transformada en un desierto, arruinada en lo moral tanto o más que en lo económico o en lo político. ZP se ha cargado el espíritu de la transición. ZP pasará a la historia como el gobernante que finiquitó la soberanía nacional y llevó a ETA de nuevo a las instituciones vascas, para acelerar todavía más nuestra agonía como país. ¿Sabrá Mariano interpretar con acierto esta victoria? No anhelamos tan sólo un nuevo gobierno, ¡sino una nueva España para todos!

Entretanto, y retornando a la noche electoral, los “indignados” de la Puerta del Sol asisten inexpresivos a la fiesta democrática. España ha sentenciado con las urnas lo que unos cuantos pretendían enjuiciar a pie de calle. Y es que aunque los gritos de una muchedumbre organizada puedan infundir tanta pasión como temor, la palabra silenciosa de los demócratas siempre resulta más contundente. El resultado ha caído como un jarro de agua fría para quienes deseaban responsabilizar a la derecha justamente de aquello de lo cual no se le puede culpar, la situación económica de España. Y Esperanza alzó la voz, con ímpetu, con firmeza, recordando que esta victoria significa mucho más que el triunfo de su partido. España le ha dicho al gobierno de Zapatero que se marche y lo ha expresado, metro a metro, hogar a hogar, calle a calle, en cada pueblo, en cada comunidad. El “líder” de los socialistas tiene el deber de suspender las Cortes y convocar elecciones anticipadas.

Poco antes de las doce, compareció el Presidente del Gobierno. Esperaba más responsabilidad, qué ingenuo de mí. Aguardaba ese haraquiri necesario para España. Tiene usted el puñal, nosotros se lo hemos dado. Y no. Zapatero quiere aguantar hasta las últimas consecuencias. Su persona está por encima del PSOE y de España, ese “concepto discutido y discutible”. ¿Y dónde quedó la noche? En Esperanza, la retomo, quien puso voz a la frase que debió decir Rajoy: ¡Zapatero Dimisión!

Noticias relacionadas

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad

Fariseismo religioso

El fariseísmo, sea religioso o político, mata todo lo que toca. Una sociedad edificada sobre la mentira se destruye

Matanza en Barcelona

Es una guerra y somos tan inconscientes que decimos no tener miedo

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris