Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

'Wimbledon', de Richard Loncraine

Marcos Méndez Sanguos
Marcos Méndez
lunes, 21 de marzo de 2005, 04:01 h (CET)
Érase una vez un chico fracasado que conoce a una chica rica y atractiva, se enamoran, rompen y se reconcilian. Pasado un tiempo se casan y tienen hijos, ejerciendo cada uno el oficio que más le gusta, viviendo felices y comiendo perdices. Esta es la base sobre la que Working Title Films construye Wimbledon: el amor está en juego, un film cuya ñoñería y capacidad de irritar al espectador-pagador supera todos los niveles de la productora británica conocida por títulos como Bridget Jones: Sobreviviré o Love Actually (esta última quizá tenía más azúcar que la que nos toca, pero su construcción en historias más o menos paralelas le otorgaba algo más de complejidad).

En las películas de la compañía de Eric Fellner no existen los malos: todos los personajes (si es que se pueden llamar de alguna manera) gozan de una suerte extraordinaria, muchos son graciosos, la mayoría muy guapos/as y, lo más importante, siempre que realizan una acción la hacen pensando en el espectador, decidido (al parecer) a ver una sucesión de secuencias cuyo mayor fundamento es ganar o perder un partido de tenis (aunque damos por supuesto que nunca perderán) o un beso bajo el brillo de un cometa en una playa iluminada por la luz de la luna.

Así, los personajes secundarios -que en principio se observan con capacidad suficiente para amargar la relación de los dos enamorados- se obcecan en no hacer nada, y el ascetismo de la historia pasa a ser un vacío total, permanente y aburrido. Vamos, que un niño de cinco años le podría haber dado más chicha al guión. Y puede que hasta convertir los noventa minutos en cinco, relatando punto por punto la misma historia.

Ah, por cierto, los protagonistas son tenistas y se conocen en el Grand Slam inglés que da nombre al film, el mayor problema al que se enfrentan es a un polvo antes de un partido y no, no es recomendable pagar seis euros para salir con cara atropellada.

Por suerte, la cosa se olvida fácilmente.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'

Steve McQueen presenta en la Academia su última película, 'Viudas'

Con Viola Davis, Cynthia Erivo, Michelle Rodríguez y Elizabeth Debicki

El cineasta Jörg Schmidt-Reitwein recibirá el Premio Honorífico en la Muestra de Cine de Lanzarote

Del 22 de noviembre al 1 de diciembre se podrán ver 24 películas repartidas en cuatro secciones

'El desentierro', de Nacho Ruipérez, triunfa en los Premios del Audiovisual Valenciano

Obtiene seis galardones, entre ellos el de ‘Mejor película’ y ‘Mejor director’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris