Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Simpatía por el demonio

Me apuesto la barba a que encuentra demasiados obstáculos “democráticos” para hacerle sombra al todopoderoso

Siempre he sentido afecto por el débil, por el perdedor, por el friki de la clase al que todos sacudían en cuanto el maestro se daba la vuelta
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 30 de mayo de 2011, 07:30 h (CET)
Creo que se titulaba así una canción de los Rolling, esos decrépitos ancianetes que se niegan a reconocerse como tales a pesar de su decadente aspecto de viejos verdes y fuera de contexto. Y si no fueran ellos los autores que el lector sepa disculpar mi despiste, hace demasiados años que perdí mi juventud y mi vista no alcanza tan lejos.

El caso es que el titulo me ha parecido muy adecuado para referirme al pobre diablo que pretende doblarle el brazo a Rubalcaba. Y a Zapatero, a Rubalcaba y a Zapatero a la vez. Solamente por ello le tengo simpatía. Pero son demasiados enemigos, demasiado poderosos. Y demasiada osadía la del militante sevillano, demasiada aventura. Demasiada ingenuidad, demasiada simpleza. Demasiado descaro, demasiada inconsciencia, luchar él solo contra los gigantes.

Es imposible y además no puede ser. Parece desconocer Don José Carlos Carmona las estructuras monolíticas y herméticas que aíslan a los poderosos y selectos de plebe como él y armado de dialéctica y valor pretende asaltar el palacio de invierno donde viven los zares del socialismo. Me apuesto la barba a que no consigue los avales necesarios, no hay tantos suicidas en el PSOE; me apuesto la barba a que encuentra demasiados obstáculos “democráticos” para hacerle sombra al todopoderoso. Al fin y al cabo todavía hay clases, mal que les pese a los socialistas, o tal vez precisamente por ellos, y el ascenso al poder es sólo para las castas más altas. Abstenerse “Intocables”.

El hombrico no pasará de ser una anécdota trivial, insustancial y risible. Y ello a pesar de que anuncia sintonizar con las demandas más básicas y comunes de los Indignados, ésas tan elementales y primordiales que todos aceptamos como buenas, independientemente de nuestras orientaciones políticas, ésas que han conseguido miles y miles de simpatizantes por toda España y sus redes sociales habituales, las mismas peticiones que han pasado desapercibidas para la nomenklatura.

Siento simpatía por este pobre diablo, siempre he sentido afecto por el débil, por el perdedor, por el friki de la clase al que todos sacudían en cuanto el maestro se daba la vuelta.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris