Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Lucifer

Zapatero ve la sombra de Rubalcaba en el compló urdido en el PSOE para expulsarle del poder
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
lunes, 30 de mayo de 2011, 06:57 h (CET)
Todo poderoso tiene siempre su traidor sentado a su lado, urdiendo un desquite nacido de la envidia y la soberbia para arrebatarle su poder: lo tuvo Dios en Lucifer, Abel en Caín, Julio César en Bruto, Sancho II en Vellido-Dolfos, Allende en Pinochet, etc. La lista es interminable.

Ni de muy lejos Zapatero es Dios –ni dios de chicha y nabo, siquiera-, pero vale la metáfora para comprender qué está sucediendo en el seno de la familia sociata tras la hecatombe electoral del pasado 22M, y tanto más usando esta figura de Lucifer, personaje malvado y perverso donde los haya para las huestes católicas –vale por comparación con los zapateristas, que son los oficiales por ahora-, y particularmente bondadoso y portador de la luz o el logos para los masones, que vendrían a ser los rebeldes que según parece pretenden dar un golpe de mano en plan 23F en el próximo Congreso Federal del PSOE para dejar al Presidente en las colas del INEM. Desde luego, ha de reconocerse que el emparejamiento Rubalcaba-Lucifer viene como anillo al dedo.

Decía ese poderoso francmasón de grado 33 que fue Albert Pike, que “La masonería, como todas las religiones, encubre sus misterios y secretos de todos, excepto de sus adeptos y sabios, y usa falsas explicaciones para engañar solamente a los que merecen ser engañados. Para ustedes, Soberanos Grandes Inspectores Generales, nosotros decimos que ustedes pueden repetírselo a los hermanos de los grados 32, 31 y 30. La Religión Masona debe ser mantenida por nosotros los iniciados de los más altos grados en la pureza de las doctrinas luciferinas. ¿Si Lucifer no fuera Dios, podrían Adonai y sus predicadores calumniarlo?... Si; Lucifer es Dios, y, desafortunadamente, Adonai también es Dios. Baphomet, el carnero hermafrodita de Mendes, es el principio vital al que históricamente se ha rendido adoración.” Aunque no se pretende aquí hacer un análisis de lo que Lucifer representa para algunas sectas, queda claro que, entendiéndolo como metáfora dentro de nuestro argumentario, esto resume con cierta profundidad el sentir del ala dura del PSOE respecto del Presidente, por una parte –Adonai-, y por otra de quien se le rebela portando la experiencia conspirativa, el logos –Lucifer-, perpetrándose así una especie de revival de la tragedia divina, cuando el ángel favorito de Dios quiso hacerse con el poder celeste y deponer a Dios, aunque en aquel entonces Dios no perdiera elección alguna. Tampoco les gustan éstas a los stalinistas de Rubalcaba, como es natural, y conspiran para obtener el cetro del poder (junto con la Secretaría General del PSOE y la Presidencia de la nación) mediante una simple escenificación de una designación áulica que, a pesar de los focos y taquígrafos, ocultará que en la mano que aparentemente da palmaditas en la espalda del Presidente dimisionario, se empuña un revólver cargado con munición de punta hueca.

Pero si en la farsa de esta metáfora Zapatero interpreta a Dios, Rubalcaba a Lucifer y el ala dura (guerristas) a las legiones de ángeles que respaldaron al querubín rebelde, ¿a quién representa doña Carme?..., ¿acaso a Cristo, por ser la Delfina, la unigénita de Zapatero?... Poca, poca uña tiene para guitarrista esta cándida señora que ha convertido al feroz Ejército español en poco menos que una ONG, y su imagen de mosquita muerta mejor cuadra con el despectivo de “la Niña” que usan los duros luciferinos para nombrarla que con el personaje cenital de Cristo que es capaz de sacrificarse en el martirio para rescatar de la perdición al rebaño divino (la militancia ingenua del PSOE). No; no veo en ella mucho más que un artificio de mucho márquetin y mas-media, sin fe, sin convicción, sin ideología, toda ella muy light y muy Cacharel, aunque, eso sí, muy intrigante y capaz lo mismo repartir dádivas y poderes a todo quisqui, de modo y manera que pudiera ser que se salga con su encanto, elevando a una nueva generación de pillos de mucha imagen y poca o ninguna conciencia y menos ideología a las cumbres del poder.

Lo cierto es que los luciferinos han arrinconado a Señor, y que el único Séptimo de Caballería que le queda al Presidente para salir del poder por la puerta del frente y no por la gatera es la poca chicha y menos limoná de la Delfina. Mal pinta la cosa para las huestes celestes, francamente, porque el desprecio que sienten por ella los luciferinos del ala radical, los que están dispuestos a descender a la gehena por una eternidad si no se llevan el gato al agua, no sólo es colosal, sino que son tahúres que es de temerse que tengan marcados los naipes y que el martirologio de la Delfina sea de un masoquismo gratuito. Ojalá, al menos, lo disfrute.

La encarnizada guerra, pues, está asegurada, lo mismo que el divertido espectáculo, y en los próximos días vamos a tener ocasión de gozar como locos con esta farsa interpretada por esta peña que sólo se ha interesado por el poder y la pasta en crudo, mientras España misma languidecía y caía por el precipicio de la miseria, que es un poquitín más bajo que abismo de los cielos al Infierno, que es desde donde van a ser expulsados todos estos vivales. En esta reinterpretación de las celestes batallas bíblicas, veremos no sólo rifirrafes verbales de acerbo contenido, sino también magistrales estocadas, disparos a quemarropa, degollamientos rituales, divertidísimas estrategias y alguna que otra sorpresa que, si están bien ideadas, pueda ser que no se alargue en exceso el espectáculo; pero si tuviera fisuras el ala rebelde contra el poder divino, podría ser que las facciones empaten, y, en tal caso, sin duda aparecerá el gurú santón pacificador, algo así como el Miguel Arcángel de nuestra metáfora, encarnado en Bono, quien, repartiendo bendiciones urbi et orbi, se hará a la chita callando con el poder, enviará a Lucifer y sus huestes a los infiernos, a la Delfina y sus pescaditos al acuario, a Zapatero y sus incompetentes "menistras" a la decorosa jubilación forzosa y, tras convertirse en el nuevo dios sociata, concederá a todos los afiliados y simpatizantes indulgencias plenarias.

Noticias relacionadas

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo

Hay que parar los discursos de odio.

Vivimos tiempos repelentes, donde nadie escucha al corazón y el corazón es nuestra gnosis

Del aeropuerto del Prat a Antonio Machado

Todo vale, incluso la tergiversación, contra Catalunya
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris