Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Europa   -   Sección:   Opinión

Dastis, de Exteriores, comete una peligrosa doble imprudencia

“La imprudencia suele preceder, casi siempre, a la calamidad” Appiano
Miguel Massanet
martes, 4 de abril de 2017, 00:34 h (CET)
Cuando se trata de escoger a los políticos idóneos para ocupar un cargo importante de la Administración; cuando el Presidente del gobierno toma la decisión de aceptar a una persona para formar parte del Ejecutivo o cuando se trata de ocupar un cargo de gran responsabilidad y se debe valorar cuál de los aspirantes a ocuparlo es el más idóneo, por sus especiales facultades para ello, es evidente que se deben tomar en cuenta muchos aspectos de su personalidad: su preparación, su inteligencia, su serenidad, su rapidez mental y, especialmente, su capacidad para medir, en cada ocasión, lo que conviene que diga, lo que se debe callar y aquello que, de ninguna forma, debe salir de su boca, sean cuales fueran las circunstancias en las que se encuentre. Al señor ministro de Asuntos Exteriores, español, el señor Alfonso Dastis, se le debió olvidar de la última recomendación cuando, en una entrevista con El País, tuvo la debilidad de decir que España no pondría dificultades para que, Escocia, hipotéticamente separada de la Gran Bretaña, pudiera permanecer en la UE. Cuesta creerlo, no hay forma de justificarlo y resulta un error gravísimo en una persona experimentada en cuestiones europeas y cansado de formar parte de la representación de España en la UE; pero, señores, así fue.

Si sus palabras han sido tomadas como un regalo del Cielo por los separatistas catalanes, inmediatamente loadas y consideradas como una cesión, por parte del gobierno español, hacia las aspiraciones independentistas catalanas, por el señor Puigdemont, en uno de los momentos más tensos de las relaciones del Estado con los nacionalistas catalanes; quiere decir que la metida de pata del señor Dastis ha sido de estas que de las que se tarda tiempo en olvidarlas. Nos extraña que, la señora vicepresidenta del Gobierno, señora Sáez de Santamaría, habitual bombera que apaga los fuegos cuando, en su partido, se comete uno de estos errores que, por desgracia, suelen tener lugar con bastante frecuencia; todavía no haya aparecido para “matizar” las declaraciones del ministro de AA.EE español. Cabe, por otra parte, que en las tenebrosas cavernas en las que se tejen los tejemanejes de la política, de las catacumbas secretas en las que se cuecen todas las maldades que se les quieren hurtar a los ciudadanos; exista algún plan secreto para encontrarle una salida al tema catalán en la que se incluyera esta aparente pifia del señor ministro. ¡Dios no lo quiera, pero cabe la posibilidad de que sea así!

En todo caso, esto no lo vamos a saber hasta que, en un momento dado, cuando parezca que no se puede evitar el enfrentamiento Estado-separatistas catalanes, surja una “idea salvadora” que les permita salvar la cara a ambas facciones. Lo curioso es que, las palabras del señor Dastis, seguramente han provocado efectos colaterales que, a su vez han producido la destemplada, poco diplomática, impropia de la clásica flema del pueblo inglés y, evidentemente, extemporánea reacción de la señora May que no ha tardado ni un minuto en salir a la palestra para tranquilizar a los gibraltareños del mazazo que les ha propinado la UE, cuando han reconocido que, desde ahora, no van a intervenir en las relaciones de la colonia inglesa si, previamente, no se han puesto de acuerdo las dos potencias en litigio, o sea España y el RU. Nadie puede dudar que, la imprudente declaración del señor Dastis, metiéndose en un tema, tan espinoso para los ingleses, como es el de Escocia, sus aspiraciones a la independencia, su actitud completamente contraria al Brexit y sus graves discrepancias con la señora May; han acabado influyendo decisivamente para que, el tema de Gibraltar ( un error de los negociadores ingleses al no ser tenido en cuenta en el paquete de sus futuras negociaciones para la salida de la UK de la Comunidad Europea), haya sido la espita por la que la primera ministra inglesa, haya sacado todo su mal humor, su enfado y sus desmedidas e inoportunas amenazas contra España, cuando se ha sentido acorralada por lo que sabe que va a ser un grave inconveniente, de hoy en adelante, para que, si España lo desea, los habitantes de la colonia inglesa se encuentren aislados en el Peñón, sin que un solo turista pueda visitarlos por tierra. Ahora es evidente que, el acuerdo Schengen, ya no tendrá aplicación para los habitantes de la roca, que se pueden encontrar ante un bloqueo de la frontera con el resto de España si Inglaterra decidiese tomar represalias con los españoles que llevan años residiendo en aquel país.

El tercer efecto negativo de las declaraciones del señor ministro se producirá dentro de nuestro país debido a que, sin proponérselo, ha proporcionado munición a los partidos de la oposición que, si realmente, no están demasiado preocupados por el problema del Peñón, si van a aprovecharlo para meterse con el Gobierno y criticar su falta de diplomacia en cuanto a las relaciones de Inglaterra con España. No sabemos lo que estará pensando don Mariano Rajoy al respecto, no nos queda la más mínima duda respecto a que el tema será objeto de amplias deliberaciones con sus colaboradores y que se va a intentar darle una salida airosa al señor ministro; pero, señores, un fallo semejante, en un momento tan inoportuno, acompañado de otras opiniones recientes respecto a que: “España quiere tener una relación estrecha con el RU, la más cercana posible a la que tenemos ahora. Si eso se quiere definir como “Brexit blando” no tengo mayor inconveniente”, no puede ser admitido sin ningún tipo de reacción, cambio o cese. Me temo que los españoles ya empezamos a estar hasta las narices de que, a causa de personas incapaces, de errores como el que comentamos y de intentos del Ejecutivo de tapar las faltas de sus componentes, vayamos dando tumbos, hagamos el ridículo ante el resto de Europa y, resulte que, los que tenemos ideales próximos a las de la derecha, nos veamos ninguneados y postergados a causa de unos gobernantes que son incapaces de poner en primer plano los verdaderos valores del pensamiento conservador.

No sabemos cómo se van a tomar, en la CE, esta forma de torpedear la política europea, cuando sabemos que es partidaria de ponérselo difícil a los ingleses, pidiendo que, en el tema del abandono de la GB de la UE, primero se trate de las condiciones en las que va a tener lugar, en la liquidación de las deudas que la isla tiene pendientes, de las condiciones en las que van a poder quedar los europeos que residen, desde hace años, en aquel país y cómo van a ser tratados en adelante y, posteriormente, cuando esta primera etapa haya concluido, entonces y sólo entonces se podrá empezar a hablar de lo que van a ser, en lo sucesivo, las relaciones comerciales que se puedan establecer entre ambas comunidades, para que sean lo menos draconianas posibles.

Y es que, señores, este partido que preside el señor Rajoy, cada día que pasa se nos antoja más alejado de los valores que, muchos de nosotros, consideramos imprescindibles y que deben defenderse a capa y espada. Los nuevos miembros, estas personas jóvenes que parece que se van imponiendo en la formación de derechas modernas ( más bien progre) ya no defienden temas como la supresión del aborto, ni el de la prohibición de los matrimonios gay ni que puedan adoptar hijos, ni tanta pamplina con un tema tan peligroso como es el del independentismo catalán, que lleva rumbo de acabar de una forma drástica sin que se pueda orillar la posibilidad de que, en un momento u otro, salte la chispa revolucionaria en Cataluña, tanto desde el radicalismo independentista como desde el comunismo bolivariano que cada día, de forma solapada pero constante, está avanzando en Barcelona, convertida de hecho en un ensayo de lo que van a ser los municipios españoles si, el Gobierno, sigue ciego, mudo y sordo, ante la evidencia de que España corre hacia su propio martirio, en manos de quienes tienen por único objetivo convertirla en la cabeza de puente, en Europa, del viejo comunismo de la Unión Soviética. Estamos prácticamente indemnes en manos de quienes han conseguido convertir el Parlamento en una burda parodia de lo que debería ser la casa de todos los españoles, en la que debe residir la plena soberanía de la nación española.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos la íntima convicción de que, los continuos errores del actual gobierno; su incapacidad para acabar, de una vez, con todos los casos de corrupción que lo vienen salpicando; su falta de valentía para enfrentarse con el separatismo catalán y la mediocridad de las personas que van accediendo a los cargos de responsabilidad; nos hacen pensar que, a menos de que surja una persona capaz de aglutinar lo que queda de la verdadera derecha en España, las posibilidades de salvar a esta nación del tenebroso porvenir que se vislumbra en el horizonte, cada vez son más escasas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris