Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Lo de Luis Herrero y Federico

Félix Población
Redacción
sábado, 26 de febrero de 2005, 05:17 h (CET)
Siempre a la derecha de la profesión, Luis Herrero fue en su día un digno periodista bien definido en sus ideas y creencias. Después de prestar voz y meritorio oficio a quienes le pagaban, su trayectoria le valió un acta de eurodiputado entre ellos. Ya en Bruselas, y con un grado de fidelidad sin duda extremado, se ha permitido un exceso que no le cuadra.

Influido acaso por su colega Federico, se ha servido del púlpito del voceras integrista de la Cope para calificar al Grupo Prisa de banda mafiosa. Tan insultante e injuriosa expresión choca en quien siempre se ha caracterizado por su verbo morigerado. Por mucho negocio que esté en juego con la nueva Ley de la Televisión Digital Terrestre, a la que el periodista califica de Ley Polanco, no debería don Luis apuntalar con más inquina las mañanas de Jiménez.

Esas mañanas son de las que no deberían tener ni nombre ni influencia en un país civilizado. Desde la cadena eclesiástica -¡y ya es cadena y condena la de una iglesia varada en Trento!- se está predicando una cruzada absurda que nos pretende retrotraer a las dos Españas. No debería Prisa entrar al trapo por graves y dignas de rectificación que sean las descalificaciones de Herrero.

A su favor tiene una profesionalidad contrastada que le ha valido el reconocimiento de una amplia y creciente audiencia en todos sus medios, al margen de las críticas que pueda merecer su trayectoria empresarial o sus afinidades y provechos con el poder político vigente.

En cuanto a la Cope, es de esperar que desde la próxima curia vaticana, posterior a la del otra vez agonizante pontífice, se ponga coto a Federico, con cuya jerga infame se sabe no comulgan algunos obispos. De lo contrario habrá que dudar a tope de la buena fe apostólica y romana que anima a la iglesia de España ante el actual gobierno socialista.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris