Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Y España cogió su fusil

Zapatero no ha visto la crisis económica que le anunciaban Miguel Ángel Fernández Ordóñez o Joaquín Almunia, tan socialistas como él pero más abiertos al mundo y menos poseídos de sí mismos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 27 de mayo de 2011, 09:35 h (CET)
El que la hace la paga. A lo peor tarda un poco, pero termina pagándolo. Han sido siete años de radicalismo, guerracivilismo y anticlericalismo inyectado en vena. España lo habría disculpado, no estamos para milongas sensibleras debe pensar el ciudadano medio, si el dinero hubiese seguido corriendo. Tantos años de entontecimiento televisivo tienen eso, pasas de principios éticos o morales y lo único que piensas es en tirarte a la Lomana, en que te toque la primitiva o en cruzarte en el semáforo con la Esteban o el Paquirrín y contarlo luego en la barra del vermú. Es todo lo que nos importa.

Si el dinero hubiese seguido corriendo de mano en mano, decía, pero ya ven ustedes que alguien ha quedado con él, sea la Banca salvada con nuestro dinero, Camps para pagarse esos tres trajes o que lo esté empleando la junta de Extremadura en pagar talleres sexuales. Pero dinero no hay, ha desaparecido misteriosamente. También pude ser que aquella semana de clases de economía que le iban a dar a Zapatero no sirvieran de mucho y así nos vemos.

Zapatero ha puesto en duda la existencia de España, ha reinventado la guerra civil y ha subvencionado idiomas perdidos en el Amazonas. Esto en otras circunstancias pudiera no haber tenido importancia, pero sin dinero no, oigausté, sin dinero no. España todito se lo perdona menos los ERE’s, las pensiones paralizadas y los sueldos recortados ¡A ver si este verano no vamos a poder irnos una semanita al Caribe!

Ya ni siquiera ha valido la televisión sodomizada permanentemente por Zapatero y su botones Sacarino con forma de Pepe Blanco. El pasado domingo España cogió su papeleta electoral y llenó con ella miles de urnas por toda la geografía nacional, indicando muy serenamente la vía de salida al presidente más nefasto de los últimos años, un personaje incapaz de ver la crisis económica que le anunciaban Miguel Ángel Fernández Ordóñez o Joaquín Almunia, tan socialistas como él pero más inteligentes, más abiertos al mundo y menos poseídos de sí mismos. Y más pragmáticos, más europeos y más conscientes. Menos radicales y más socialdemócratas.

Se empieza con esto a echar el cierre a una etapa dolorosa y trascendente de nuestra Historia, tardaremos en volver a ser los que éramos, lo que éramos. La laceración económica tardará en desaparecer, el enfrentamiento y el radicalismo durarán todavía en las colas del autobús y en la prensa enfrentada. Pero esto debe acabarse cuanto antes, Zapatero ha de marcharse inmediatamente en vez de enredarse en congresos o primarias. No podemos esperar otros diez meses hasta que el Lince de León haya lamido sus heridas. Incluso sus propios compañeros piden soluciones rápidas sin que él se de por enterado, aludido y defenestrado por España.

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris