Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Cipriano Pocapasta

Yo no sé si esto de “quitas ordinarias” se refiere a que es una ordinariez tener deudas
Pascual Mogica
viernes, 27 de mayo de 2011, 06:56 h (CET)
Me voy e referir al caso Martinsa. Martinsa es la inmobiliaria que llevó a cabo el mayor concurso de acreedores, ya sabe usted, lo que siempre hemos conocido como “suspensión a pagos”, el mayor concurso de acreedores, repito, de la historia. Pues bien, al parecer Martinsa ha conseguido la aprobación de un convenio que fija quitas de deudas ordinarias de hasta el 70%. Yo no sé si esto de “quitas ordinarias” se refiere a que es una ordinariez el tener deudas. Pero un amigo me aclara que se trata de que el deudor, en este caso Martinsa, pagara solamente el 30% de lo que debe.

Este caso guarda un cierto paralelismo con lo que le ha ocurrido a Cipriano Pocapasta, que como su propio apellido indica es un españolito de a pie que como consecuencia de haberse quedado sin trabajo el pobre está más tieso que la mojama. Pues bien, a Cipriano Pocapasta, podría haber ocurrido a cualquiera que tuviera un nombre y un apellido más normal, resulta que al quedarse sin trabajo no pudo seguir pagando la hipoteca de la que fue su vivienda, una hipoteca de 125.000 euros de los cuales ya llevaba pagados algunas mensualidades, como consecuencia de ello se ha vista en la misma situación que Martinsa, a esta inmobiliaria le han aprobado una quita del 70% y a Cipriano Pocapasta, le han “quitado” su vivienda y además tiene que seguir pagando lo que le queda de la hipoteca. Como se puede observar hay un gran paralelismo entre ambos casos. Esto me recuerda aquellos dos viejos refranes que dicen: “Al miserable y al pobre todo le cuesta el doble” y el otro que aconseja: “Si la haces hazla bien gorda”

Cipriano Pocapasta, ha tenido que irse a vivir, él y su familia, al piso en que habitan sus suegros, esto le ha ocurrido a centenares de miles de Ciprianos Pocapasta. Allí se han acomodado lo mejor que han podido ya que de por sí el piso ya les caía un tanto pequeño a los suegros que tienen viviendo con ellos a dos hijos solteros y sin trabajo. No he leído ni escuchado en parte alguna lo que haya podido ser de los responsables de la inmobiliaria Martinsa, pero estoy seguro de que no habrán tenido que pasar por las mismas peripecias que están atravesando Cipriano Pocapasta y su familia, a buen seguro que a estos ejecutivos no les habrán echado de sus casas y hasta es muy posible que sigan llevando el mismo tren de vida que llevaban cuando la vaca daba leche.

Viendo lo que le ha ocurrido a Cipriano Pocapasta, a su mujer y a sus dos hijos de corta edad, no me extraña que en este país las plazas más conocidas de cada pueblo o ciudad estén siendo ocupadas por centenares de miles de ciudadanos que se rebelan, entre otras cosas, contra lo que le está ocurriendo a Cipriano Pocapasta, porque Cipriano Pocapasta, son todos y cada uno de ellos.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris