Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La resaca del 22-M. Entre los unos y los otros, la casa sin barrer

Todos nuestros presidentes, a excepción de Leopoldo 'el breve', han sido expulsados del primer plano de la política de muy mala manera
Mario López
jueves, 26 de mayo de 2011, 07:03 h (CET)
Aunque les pueda parecer increíble a muchos de mis paisanos, yo siempre he estado bastante más en contra que a favor de cualquier gobierno, sin dejar por ello de sentir una mezcla de desazón y vergüenza ajena ante el trato que se les ha dispensado a nuestros presidentes después de retirarles la confianza en las urnas.

Todos nuestros presidentes, a excepción de Leopoldo el Breve (tan conocido por la población española como el Arabuko Sokoke Forest de Kenya para un vecino de la Cañada Real de Madrid)- han sido expulsados del primer plano de la política de muy mala manera. Con Rodríguez Zapatero está pasando lo mismo. Yo no voy a ser el que niegue su mala gestión de la crisis económica y la escasa equidad con la que ha venido pasando la cuenta de la misma a las diferentes clases sociales de españoles -que ya empiezan a reducirse a dos: alta burguesía y el lumpen proletariado, como en el reinado de Alfonso XIII-. Pero tampoco le voy a adjudicar el asesinato del general Prim.

El tsunami de descalificaciones que se están vertiendo contra él es de tal magnitud que uno ya no sabe qué hay de cierto y qué de magma residual de la campaña de injurias y denuestos contra el actual presidente de Gobierno que el PP y sus adláteres han mantenido, incansablemente, desde el 14 de marzo de 2004 hasta el día de hoy. Y, por si fuéramos pocos, parió la abuela. El hombre menos indicado para exigir un congreso extraordinario, Patxi López, (pues, a la luz de sus propios resultados electorales, él mismo debería ser el primero en dimitir de su cargo) lo acaba de hacer.

Afortunadamente, la reacción de ZP no se ha hecho esperar y ha optado por las primarias. ZP llegó a donde llegó por medio de unas elecciones primarias, que es lo que dictaminan los estatutos del PSOE. La debacle del 22-M es algo que se veía venir mucho antes de que se hiciera realidad. Pedir que se lleve a cabo una refundación del partido en ocho meses es un brindis al sol, una empresa imposible de culminar con éxito y una soberana irresponsabilidad en unos momentos en los que el país está al borde del precipicio y muchos españoles -sin comerlo ni beberlo- las estamos pasando caninas.

Me da profunda vergüenza ajena y desazón presenciar como unos abandonan el barco de salvamento para lanzarse alegremente al océano de la precampaña, mientras sus adversarios políticos pretenden hacen lo propio, tirándose a la piscina de la refundación ideológica o catequesis de precampaña. Los ciudadanos de a pie no nos merecemos esto. Jamás les hemos insultado, escupido o corrido a palos. Que no nos provoquen, que yo ya empiezo a no responder de mis actos.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris