Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Xavier Trias, alcalde de Barcelona

Rafael del Barco Carreras (Barcelona)
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 24 de mayo de 2011, 11:27 h (CET)
Ha ganado la llamada Derecha, no tiene por qué alegrarme. Lo que si me alegra es que los que se apropiaron del “progresismo” hayan sufrido la más profunda de sus derrotas, y digo “profunda” porque por primera vez se pone en cuestión el discurso hipócrita del grupo iniciado en Barcelona por el tétrico ambicioso Narcís Serra, financiándose en principio a lo mafioso con extorsiones, probadas en el Caso Filesa. Y tras conquistado todo el Poder se han pasado 32 años entre cientos de sociedades inmobiliarias y caixas hasta esquilmar y quebrar el País.

La Crisis dicen pasa factura, pero para que la frase sea válida debería pasar el recibo de la factura a quienes la han provocado, y no estoy seguro que la anterior Oposición lo presente para su real pago. La mayoría de “no votantes”, “indignados” agraviados o escépticos, sabemos que esta especial Democracia está demasiado revuelta y comprometida para intentar pasar al cobro ese recibo. Pero “algo es algo”, y si vale para barrer la porquería o subvenciones del Ayuntamiento de Barcelona… por el momento será suficiente.

Si Narcís Serra conservó a los corruptos franquistas ¡los suyos! cabría esperar que Trias cumpla una de sus promesas electorales barriendo la Corrupción en Ciutat Vella, despidiendo ¡que no cambiando de despacho! a los culpables de la total degradación del barrio… pero la mayoría son funcionarios ¡de carrera! propietarios de un cargo u otro, ¡de imposible despido! sin acudir a la Justicia, y no me refiero a la Laboral que ejecuta con presteza y rapidez los millones de despidos en la actual España, sino a la Penal de tan extraño proceder… más Gran Corrupción.

A mí me bastaría que despidiera a Guerau Ruiz Pena, el liquidador del Fórum-Diagonal Mar, y consejero secretario del Consorcio de la Zona Franca (la mayor inmobiliaria de la Ciudad) ex socio de Luis Pascual Estevill, y que a principios de 1980 comiendo en el Canari de la Garriga, frente al Hotel Ritz, con el ahora ex juez y mi “socio-amigo” Antonio Parés Neira me convenció, por representante del Ayuntamiento, que dado que mi intervención era prácticamente nula, si me defendía Pascual Estevill, me retirarían las dudosas acusaciones. Tres años preventivo y la completa ruina. No lo pido por venganza ¡que también! sino como parte de la obligada limpieza. Tras él se esconde el Fórum y Diagonal Mar y ¡Consorcio de la Zona Franca!, o sea, una gran parte de la “quiebra técnica” de CatalunyaCaixa, la Gran Burbuja Inmobiliaria barcelonesa, docenas de inmobiliarias públicas, parapúblicas y privadas, con insondables saldos rojos e incobrables hipotecas.

Esperando el resultado de las elecciones, que en cuanto a Barcelona ya por la noche me tuvo en vilo hasta el 50% del escrutinio sobre la menor de las participaciones electorales de la historia, el 53% frente al 66 general… de nuevo paseé por la Plaza de Cataluña. Una evolución desde el primer día entre de barata feria de muestras y Hyde Park con aplaudidos discursos. Tuve la sensación que algún tenderete y muy atendido mostrador era algo más que espontáneo movimiento, pero esperar que unos u otros no intenten controlar la “espontaneidad” sería pedir demasiado. En España se controla todo, hasta mi diminuto blog, cosa diferente es que ese control devenga en beneficio colectivo; pero asegura la continuidad de la Gran Corrupción… hasta que el femoral revienta, que en definitiva es por lo que ha ganado las elecciones la llamada Oposición. Ya le sucedió al corrupto Gobierno de Felipe González.

Es fácil y demagógico hacer de agorero; dentro de una semana sabremos que el déficit del presupuesto municipal y las deudas de las sociedades mercantiles municipales superan cualquier previsión. Los casi 3.000 millones de euros del oficial presupuesto municipal se agravarán con las deudas de sus sociedades mercantiles-inmobiliarias que tampoco se conocerán porque se esconden tras créditos e hipotecas que la Crisis, la Gran Estafa, dejará paulatinamente al descubierto.

Otra “descubierta” la Diputación de Barcelona, más innumerables inmobiliarias y cargos a gogó. Pero el Régimen seguirá con sus estructuras… la Crisis profundizándose… y poco a celebrar por mucha euforia que los vencedores nos muestren.

Un alcalde íntimo amigo, o ex, aunque ese tipo de “amistades” permanecen agazapadas en el tiempo sin posible divorcio por la “omertá”, de Javier de la Rosa, y candidato triunfante designado a dedo por Jordi Pujol… ni de lejos hace feliz a la mayoría absoluta, sumando abstención y participación, que no le han votado.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris