Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Las elecciones del 22-M en clave de generales

A la hora de votar, cada ciudadano debería elegir a los candidatos que mejor defendieran sus intereses
Mario López
lunes, 23 de mayo de 2011, 08:15 h (CET)
En la España de 2011 la inmensa mayoría de las competencias políticas están transferidas a las comunidades autónomas. Los asuntos que más preocupan a la ciudadanía, la sanidad, las políticas activas de empleo, la enseñanza, la vivienda, los gestionan los gobiernos autonómicos.

Es evidente que estos gobiernos pueden echar la culpa de todos sus males al gobierno central, pero la ciudadanía debería ser lo suficientemente sensata como para no dejarse engañar con esas tretas, más asimilables a ardides infantiles que al discurso serio y responsable que se le debe exigir a la clase política. Por otro lado, el gobierno más próximo al ciudadano es el municipal. Infinidad de asuntos cotidianos los administra el Ayuntamiento de cada localidad: el tráfico, la infraestructura urbana, la limpieza, la policía de proximidad, las licencias para la apertura de negocios, el mercado de abastos, las asociaciones culturales. Por todos estos motivos, las elecciones autonómicas y municipales tienen una importancia excepcional. A la hora de votar, cada ciudadano debería elegir a los candidatos que mejor defendieran sus intereses y revalidar o retirar la confianza a los representantes que hasta el día de los comicios les han estado gobernando. Si a la hora de ir a votar en las elecciones autonómicas y municipales nos decantamos por juzgar al gobierno central, estamos pervirtiendo por completo el sentido de nuestro voto.

Las elecciones municipales y autonómicas tienen un valor igual o mayor que las generales para nuestra vida cotidiana. En esta última convocatoria, políticos, medios de comunicación y -lo que aún es más grave- buena parte del electorado, ha dejado a un lado la responsabilidad de valorar y ayudar a confeccionar en justicia los gobiernos de su comunidad y municipio para enzarzarse en una absurda y descabellada labor de censura o refrendo a la gestión del actual Gobierno de la nación. Esto es lamentable y, cada uno en su terruño, lo habremos de lamentar todos. Las elecciones generales son el año próximo, están a la vuelta de la esquina, pero el ansia por derribar al gobierno en el menor plazo posible, por lo que se ve, nos ha podido a todos. Y, encima, Rodríguez Zapatero no ha dimitido. Así que hemos hecho un pan como dos tortas. Y conste que este que lo dice es votante de IU.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris